Julio Castro en desacuerdo con el cierre de escuelas por casos de COVID-19

Dr. Julio Castro
Archivo

La comunidad científica del país convalida la vacunación a la población infantil y de adolescentes que están en las escuelas. Así lo indicó el doctor Julio Castro, infectólogo, quien también dijo no estar de acuerdo con el cierre de los planteles educativos cuando se presenten casos positivos de COVID-19.

En este sentido, expresó que «era de esperarse. Nosotros tenemos que seguir vacunando a los niños progresivamente».

Castro manifestó su reserva respecto al porcentaje que se anuncia en el proceso de vacunación que se lleva en Venezuela.

También cuestionó el mensaje oficial de que todos los adultos están vacunados, «eso no es verdad. No hemos llegado a niveles de vacunación suficientemente buenos en la población adulta en particular los de más alto riesgo que son los mayores de 55 a 60 años».

El médico agregó que «aunque suene paradójico, que si bien es verdad que los niños deben ser vacunados progresivamente, tenemos que hacer un esfuerzo sustantivo para que se vacunen primero las personas que están en más alto riesgo, que claramente son las personas mayores».

No a las candidatas vacunales

Castro mostró su confianza en el esquema de vacunación de la china Sinopharm en la población infantil y no la candidata a vacuna Soberana por no contar con los registros sanitarios de Cuba ni con la cantidad suficiente.

«¿Con qué nos sentimos cómodos con respecto a la vacunación en Venezuela? con la vacuna Sinopharm, Sinovac (que también es china) son vacunas seguras por su mecanismo y por lo que conocemos de ella, lo mismo que Pfizer que no existe en Venezuela», apuntó.

Con respecto a la intención del gobierno de inmunizar con las candidatas cubanas Abdala y Soberana, el también infectólogo señaló que «la vacuna cubana hasta el momento no tiene estudios en fase III, no tiene estudios poblacionales suficientes y a pesar de que su mecanismo es uno más antiguo que las vacunas de ahora tiene algunos aspectos que consideramos que no son positivos».

Entre los elementos negativos describió que «el primero de ellos es que necesitas tres dosis, imagínate la cantidad de vacunas que necesitas cuando tienes a 30% de la población que son niños y niñas y multiplicar por tres dosis la cantidad de vacunas que necesitas».

El segundo elemento es que esas vacunas no tienen en Venezuela. «Hasta el momento yo no tengo conocimiento de que esa candidata vacunal ni siquiera esté registrada por el Instituto Nacional de Higiene (INH) en Venezuela para su uso».

Igualmente acotó que «hasta que no pasemos esa alcabala de los datos que sean creíbles por la comunidad científica, el registro internacional y además de eso eventualmente que tenga el aval de organizaciones internacionales como la OMS».