La escuela de La Punta está sin pupitres

Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

Durante la pandemia de la COVID-19, la escuela bolivariana de La Punta, en el municipio Guajira del estado Zulia, fue víctima de delincuentes que se llevaron los pupitres y afectando a 200 estudiantes. 

Los padres relataron a Radio Fe y Alegría Noticias que la educación a distancia implementada por el Ministerio de Educación no funciona en esta comunidad ya que el 80% no cuentan con teléfonos inteligentes ni con internet. Además, los maestros no están asistiendo y la institución está en un total abandono pues ni siquiera cuenta con vigilancia.

María González, habitante de la comunidad de La Punta, contó que hace varios meses los padres y representantes se reunieron con la directiva de la escuela y plantearon las inquietudes que tienen por la educación de sus hijos en medio de la pandemia que azota el mundo.

“Algunos representantes se llevaron las pailas de la escuela para guardarlas en sus casas ya que aquí no hay seguridad”, acotó.

La bolsa de Mercal fue vendida en 13 mil pesos

Otro de los problemas que aqueja a los habitantes de la comunidad de La Punta es el alto costo de las bolsas de Mercal. Durante el mes de abril los beneficiaros tuvieron que pagar 13 mil pesos colombianos, que al cambio hacen 10 millones de bolívares en efectivo.

Algunas familias aplazaron por dos días el retiro de sus bolsas porque no tenían cómo comprar este beneficio que envía el gobierno nacional a un precio subsidiado. En el municipio Guajira estas bolsas son vendidas en monedas extrajeras.

La comunidad de La Punta está ubicada a unos tres kilómetros de la población de Paraguaipoa. Allí habitan 500 familias del pueblo indígena Wayuu, y en su mayoría son padres de familia que se dedican a la pesca para sobrevivir ante el alto costo de la vida.

Los habitantes de esta comunidad denunciaron que no reciben atención del gobierno local en cuanto al tema de servicios básicos como electricidad, agua potable, alimentación, gas doméstico y salud.

Con respecto al acceso al agua, los vecinos deben pagar 10 mil pesos colombianos por un anillo de mil litros.

Mientras que con el gas doméstico, la gente debe pagar en dólares o pesos colombianos por una bombona, sin embargo, no todos pueden hacerlo, así que deben acudir a fogones de leña.