La Iglesia venezolana admite que algunos de sus miembros han cometido abusos

272
Obispos venezolanos
Foto: El Universal

Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal, fue el vocero por la Conferencia Episcopal Venezolana este miércoles 6 de julio en la rueda de prensa que intentaba aclarar la posición de la Iglesia venezolana ante recientes publicaciones periodísticas sobre casos de abuso sexual infantil por parte de algunos sacerdotes.

A través de la lectura de un comunicado Moronta aseveró que la Iglesia se encuentra consternada y adolorida por los abusos cometidos en varias instancias y por personeros de la institución religiosa en el país.

En una parte del documento el obispo leyó que “los abusos sexuales constituyen un delito y grave pecado contra la vida y la dignidad de la persona, particularmente cuando afectan a los más débiles. Lamentablemente, también miembros de la Iglesia han cometido estos abusos, provocando profundas heridas en la vida de las víctimas”.

La rueda de prensa, en marcada en una nueva asamblea general del episcopado venezolano, también sirvió para que los arzobispos y obispos presentaran al país el protocolo de prevención de abusos en ambientes eclesiales.

El también primer vicepresidente de la CEV afirmó que “estamos actualizando códigos preventivos de conducta y protocolos de actuación para los que prestan sus servicios en el ámbito eclesial”.

Más preguntas que respuestas

Hace dos semanas el medio estadounidense The Washington Post publicó un reportaje de la periodista Ana Herrero, en el cual se reflejaba que varios sacerdotes venezolanos que fueron condenados por estos delitos habían vuelto a ejercer sus ministerios.

Hasta este martes 5 de julio la jerarquía eclesiástica no se había pronunciado sobre el tema.

Al respecto, Moronta, intentando responder a las preguntas de los periodistas sobre el caso particular del Padre Luis Alberto Mosquera, quien había sido sentenciado en 2006 por un caso de abuso sexual contra un niño en el estado Lara, dijo que “puedo asegurar que el padre (Luis Alberto Mosquera) desde hace algún tiempo, cosa que no ha aparecido en ninguna publicación, ha sido suspendido del ejercicio del ministerio y se le ha retomado nuevamente su proceso de acuerdo con las normas de la Iglesia”.

Sin embargo, el prelado no precisó desde cuándo había sido suspendido de sus funciones el sacerdote, uno de los casos ventilados en el reportaje precitado.

Explicó por otro lado que ante estas denuncias la responsable de sancionar no es la Conferencia Episcopal como un cuerpo colegiado sino el obispo de la Diócesis donde se haya presentado algún evento.

“Compartimos informaciones, nos ayudamos mutuamente, pero cuando hay un caso directamente la relación es del obispo con las autoridades del Vaticano, acotó.

Inconforme con los reportajes

Durante la conferencia si mostró su inconformidad con los reportajes y publicaciones. Señaló que “llama la atención que nos investiguen, pero no investiguen otros entes. No solamente religiosos sino también profesionales, donde el número de abuso sexual es mayor. Yo no estoy justificando nada, sencillamente asumimos nuestra responsabilidad, pero hay otros lugares y otros ámbitos profesionales donde también se han dado estos casos y nadie dice nada. Cuando se trata de un sacerdote o alguien de la iglesia, asumimos nuestra responsabilidad”, dijo Moronta.

Al final aclaró que “los obispos ni se han opuesto ni se oponen a la actuación de los organismos competentes de la justicia civil en esta materia de abusos. Al contrario, respeta sus decisiones y ha prestado la colaboración para el esclarecimiento de los hechos en que se han visto implicados sacerdotes y otros miembros de la Iglesia que han sido presentados para ser juzgados de acuerdo al ordenamiento legal civil”.

Sin embargo, no especificó si había otros presbíteros involucrados, ni de qué nivel, en otros escándalos recientes.

El dato

“En nuestras diócesis, institutos religiosos, centros educativos y sociales, hemos venido estableciendo mecanismos para recibir las denuncias de presuntos abusos. También estamos actualizando códigos preventivos de conducta y protocolos de actuación para los que prestan sus servicios en el ámbito eclesial. Estamos conscientes de que siempre se puede hacer más y estamos dispuesto a hacerlo en sinergia con otras instituciones”, recomendó Moronta.

Reacciones a la rueda de prensa

Luego de esta ronda informativa en la sede de la CEV hubo algunas reacciones de periodistas que participaron en la misma. Una de ellas fue la misma Ana Vanesa Herrero. En su cuenta de Twitter reveló una publicación reciente del cuestionado sacerdote Luis Mosquera, notificando que apenas había sido suspendido de su cargo la semana pasada.