“La situación en Cuba para nosotros no tiene precedentes”

48
foto: Archivo

Uno de los habitantes de La Habana, dijo a Radio Fe y Alegría Noticias, que para ellos lo que ha sucedido no tiene precedentes. Que desde 1959 no se habían atrevido a manifestar.

Asegura, que todo tiene su origen en el colapso del sistema de salud en Matanza (provincia del centro del país). Por lo que este domingo salieron a protestar en un pueblo de La Habana, con la sorpresa de que se unieron las 15 urbes más importantes de la isla.

Relata, que enseguida el gobierno habría cortado el acceso a internet para que no se transmitiera en vivo lo que estaba pasando.

Entonces, el presidente Díaz Canel apareció en televisión para calmar los ánimos y llamó a sus seguidores a salir a las calles. Dice que habría incitado a los “defensores de la revolución” a responder “con firmeza” a los “mercenarios” y los “revolucionarios confundidos” que se manifestaban en la calle.

Desde ese momento, prosigue, empezó la violencia, los arrestos, los secuestros y la tensión que hasta este lunes arropaba al país centroamericano.

Asegura, que la gente lo que ha exigido es que el gobierno aparte su orgullo y pida ayuda al extranjero para enfrentar la crisis económica y humanitaria que atraviesa el país caribeño, y que se refleja en la agudización de la escasez y el colapso del sistema público de salud en Matanzas.

Dice, que a esta solicitud del pueblo, el gobierno de Díaz Canel ha respondido que no puede permitir la injerencia de los Estados Unidos.

Hasta ahora, el gobierno cubano solo habría autorizado la recepción de ayuda a través de transferencias de recursos de forma directa a su gobierno.

Se pudo conocer que el sacerdote Castor José Álvarez, había sido dejado en libertad, tras su detención este domingo en medio de las manifestaciones, mientras varios habitantes aseguran que tienen familiares desaparecidos.

Finalmente, comentó que tras la interrupción del servicio de internet, los cubanos quedaron aislados, sin poder saber lo que ocurría en otras partes del país, más allá de sus adyacencias.

Y que desde entonces, solo se ofrece la versión gubernamental de lo que sucede a través de la radio y la televisión, todas propiedad del Estado.