Lecciones aprendidas y la práctica docente en tiempos de pandemia

Como un regalo en la semana del maestro, Rosángela Orozco, viceministra de educación, inauguró el coloquio virtual de este miércoles 13 de enero denominado «Lecciones aprendidas, recursos para el aprendizaje y la práctica docente», organizado por el Clúster de Educación de Venezuela.

La funcionaria aseguró que desde que se declaró la cuarentena por la llegada de la pandemia, en el país se ha garantizado la continuidad del aprendizaje en este contexto, y que se mantendrá al iniciar el segundo momento pedagógico hasta el 31 de marzo de este nuevo año escolar 2020-2021.

Destacó que este intercambio virtual permite Dar a conocer experiencias para seguir alimentando la calidad de la educación, utilizando las diferentes plataformas que distinguen al programa Cada Familia Una Escuela.

Reconoció la creatividad de los maestros en el uso de la tecnología para el proceso de aprendizaje.

Felicitó a los maestros que cambiaron el aula de clases en su hogar para acortar distancias con sus estudiantes. Planificación y evaluación educativa.

Orozco enfatizó que se está garantizando la salud y también la educación afinando protocolos de bioseguridad en las semanas de flexibilización para los encuentros pedagógicos.

También mencionó la incorporación y el desarrollo de la atención sicoemocional como factor fundamental en todo este proceso de cambio y adaptación a esta nueva realidad.

Aseveró que, de acuerdo a los reportes de las zonas educativas, ningún niño ha dejado de presentar su portafolio y los estudiantes cumplieron con sus debidas prácticas y pasantías.

Si admitió que existen todavía problemas con el servicio eléctrico y de conectividad en todo el país, pero que los mismos no han sido impedimentos para la ejecución de lo programado.

Laboratorio educativo de la Unesco

«No estábamos preparados, pero esto ha permitido que se han generado diferentes estrategias bajo esta realidad como videos, tutoriales, cartillas pedagógicas», así introducía su intervención el señor Carlos Henríquez, del Laboratorio Educativo de la Unesco.

Es creyente de que la presencialidad es irrenunciable pero hay que preparar las mejores condiciones para el retorno. «Aún en América Latina no estamos preparados para ello», afirmó.

Un dato que aportó para reflexionar y emprender acciones para corregir esta situación es que «las niñas siguen aprendiendo menos, seguimos haciendo juicios que limitan el aprendizaje de las niñas y esta realidad hay que atenderla y modificarla, es discriminante».

Urgió a que en las comunidades indígenas se requieren más apoyos, en el sentido de contar con una escuela más conectada y con una política mucho más amplia, para garantizar el bienestar de todos.

El especialista apuntó también que en los estudios que se han hecho desde la Unesco se determina que los estudiantes reflejan cierto de las competencias básicas, «pero cuando llegamos a las competencias mayores como reflexionar, interpretar, analizar, los resultados no son alentadores».

Propuso que Venezuela regrese al trabajo del diseño curricular y de instrumentos pedagógicos que ayuden a desarrollar lo teórico y lo declarativo.

Hernández también insistió en ayudar a los maestros a transformar sus prácticas en oportunidades, experiencias y acciones de aprendizaje.

La práctica docente es insustituible, el apoyo emocional indispensable, el material educativo genera oportunidades «pero sin el maestro no tiene sentido».

Para mantener el continuum educativo exhortó a los equipos educativos a preguntarse «cómo miramos más a los estudiantes en su momento de aprendizaje, debemos conectar su vivencia con el aprendizaje y el trabajo», y no solo imponer una sola visión de manera vertical.

Por eso para Hernández los estudiantes son protagonistas de su propio aprendizaje. «La evaluación, la nota, no es suficiente, ver cómo ese festival de portafolio puede ayudar a medir cómo van avanzando».

Al igual que su predecesora, realzó la creatividad del docente, siendo un factor clave, dependiendo del escenario y del contexto, como parte fundamental en la solución de situaciones complejas en medio de este contexto de confinamiento.

Concibe la acción pedagógica no para transmitir un contenido sino para generar una experiencia de aprendizaje.

«Esta pandemia nos demanda mayor creatividad de conexión. La enseñanza hoy en día requiere hoy un gran giro», acotó.

El turno para Unicef

Mariella Adrián García, de Unicef Venezuela, comparte que se han hecho esfuerzos titánicos para preservar el derecho a la educación.

En ese sentido, desde la organización donde trabaja han ejecutado el diseño de diversos recursos para el aprendizaje, como la elaboración, selección y curación de recursos educativos, «cuya importancia actual es mayor que antes».

García también entra en la línea de remarcar que todo proceso educativo emergente es primordial «mantener los elementos vinculantes de humano a humano. Es decir, contar con docentes, que son personas, pensando para los estudiantes, también ciudadanos».

Reconoció que el programa oficial Cada Familia una Escuela. es una forma efectiva para preservar el derecho a la continuidad escolar.

La representante de la Unicef también destacó la importancia de los medios masivos de información y en especial el papel de la radio como un instrumento que ocupa un espacio importante en las familias y hogares. «Y los maestros se apoderaron de esas cabinas y micrófonos para enseñar».

Igualmente avaló los esfuerzos que también se propician en las escuelas vinculadas a las micro comunidades educativas, con una visión de pertinencia, y en concreto con el diseño de cuadernos, audios, videos, «elaborados por los propios maestros».

Para la educadora la accesibilidad a los recursos didácticos y tecnológicos sigue siendo un desafío, sobre todo para niños con diversidad funcional y para afianzar la educación intercultural bilingüe.

«En las escuelas tenemos que aprender también de los niños», recomendó y sugirió «desmontar los paradigmas de cómo aprendimos nosotros y montarnos en los zapatos de los niños y jóvenes».

A través del trabajo conjunto con el Ministerio de Educación, AVEC, Fe y Alegría, ONG, Unicef ha preparado micros rdiales, audios, materiales y también ha entregado kits escolares en hogares y escuelas, con el dato de 555 mil niños beneficiados hasta la fecha.

«No hay mejor recurso para el niño que su maestro. Seguir insistiendo en formación, capacitación y en todo lo que signifique bienestar para todos ellos», finalizó su intervención Mariella García.

Trina Carmona, Save The Children

La siguiente intervención fue la de la profesora Trina Carmona, de la organización Save The Children.

La también docente habló del esfuerzo de articulación interna que se ha efectuado en el Ministerio de educación con sus instancias regionales, comunidades educativas, familias, organizaciones sociales y agencias.

Resaltó que eso ha permitido prestar mayor atención a comunidades indígenas, rurales y población de educación especial.

Carmona aseguró que la familia ha asumido su compromiso para abordar «un reto como éste, el de la educación en sus hogares, para el cual no se estaba preparado».

Así mismo reconoció el trabajo de los docentes a pesar de las circunstancias particulares por las cuales están pasando.

Desde el Clúster de educación, mencionó, que se han desplegado los cursos de capacitación virtual, a través de la universidad de Recoleta, Chile, y que ha implicado la sistematización de todos esos aprendizajes.

Finalmente invitó a crear unidades de trabajo locales en cada comunidad, respondiendo a cada realidad.

La radio educativa

Luis Sánchez, director nacional del Instituto Radiofónico Fe y Alegría, compartió la experiencia de la radio educativa que en el Movimiento de Educación Popular y Promoción Social Fe y Alegría se viene desarrollando desde hace 45 años, a través de las 25 emisoras en toda la geografía venezolana.

Y en este contexto particular de pandemia la radio educativa también se ha combinado con el uso de las redes sociales, mediante audios y videos, la escuela en la radio, «ya que somos una red de radios que acompañan, que informan, que entretienen».

Sánchez aseveró categóricamente que «las familias en los sectores populares venezolanos siempre tienen una radio a la mano escuchando e informándose».

El también educador afirmó que la radio ha cobrado una fuerza importante para aportar información clave.

«Hemos diseñado una oferta y estrategia educativa para conectar al maestro con sus estudiantes, con las familias, a través de contenidos e información accesibles a cada una de las comunidades».

En ese sentido, compartió la experiencia novedosa del programa La Escuela En La Radio, que se emite de lunes a viernes de 9 a 10 de la mañana y con una repetición de 3 a 4 de la tarde por las 25 radioemisoras de Fe y Alegría en todo el país.

«Es una apuesta para llegar a los niños de las escuelas de Fe y Alegría pero también está a la orden para los niños de otras escuelas públicas y privadas», ofreció el director del IRFA.

Aunque asintió que la radio es una herramienta educativa, no deja de reconocer que la escuela es el lugar privilegiado para el proceso educativo.

El Instituto Radiofónico Fe y Alegría, a lo largo de sus 45 años, forma bajo la modalidad de educación de jóvenes y adultos, «y estamos insertados en sectores indígenas, campesinos, populares».

Dentro de la oferta educomunicativa que el IRFA ha venido difundiendo están los micros para prevención de enfermedades, escuela para padres, cómo organizarse en la casa, acompañamiento sicosocial y espiritual, esta última dimensión con los podcast de Una Palabra Oportuna.

Una opción que en nombre de Fe y Alegría, con más de 60 años de educación popular, «ponemos a la orden del Ministerio de Educación».

El coloquio también contó con participaciones de 4 jefas de zonas educativas de Táchira, Portuguesa, Cojedes y Amazonas, quienes contaron cómo desde estas instancias gubernamentales también ha registrado experiencias exitosas.

Igualmente Sandra Torres, de la Asociación Venezolana de Educación Católica, AVEC, expuso el recorrido de esta organización en los planteles bajo su responsabilidad.