Lenguas originarias son motivo de resistencia en la Sierra de Perijá

829

Que todavía los pueblos originarios mantengan su propia legua para comunicarse es una muestra de verdadera resistencia de más de 500 años de lucha incansable.  

Voceros de comunidades Yukpas y Bari en la sierra de Perijá, al occidente del estado Zulia, señalan que esa resistencia sigue presente aun con la presión que la sociedad les impone, como la discriminación, estigmatización, descalificaciones y hasta ridiculizaciones del habla.

Heber Erapshe, habitante de la comunidad de Los Ángeles del Tukuko, manifestó que la mujer indígena se ha convertido en la garante de lengua materna y la cultura de los indígenas.

“Ella ha sido capaz de lidiar con la transculturización. En ello ha sido resistente para mantener viva las tradiciones”, dijo.

Por su parte, Fany Achimba, indígena Barí, contó que una vez que el niño comienza a dar señales de habla se le enseña la lengua Barí.

“No podemos perder nuestra lengua, nuestras costumbre. Actualmente contamos con docentes que les enseñan a nuestros niños a mantener nuestra el idioma. Por otra parte, Radio Fe y Alegría ha sido fundamental para mantener viva nuestras costumbres, al igual que los frailes capuchinos”,  apuntó.

Organización y participación en resistencia

Comunidades en la Sierra de Perijá se organizan en espacios de participación indígena donde hacen seguimiento a sus valores, identidad y problemáticas. A través de la participación exigen se escuche su voz y sean integrada en las tomas de decisiones que afectan su bienestar con ellos y para ellos.

A través de estas acciones hacen resistencia día a día de salida a sus múltiples necesidades.

Leidy Martínez desde la población de El Tukuko, en la Sierra de Perijá, contó para Radio Fe y Alegría Noticias  que de acuerdo a su cultura ellos se deben a los líderes mayores, como lo son los caciques.

“Estos caciques establecen su propia organización de forma estructural según su período. Por ejemplo, contamos con organizaciones deportivas, mujeres, libros vivientes (adultos), esto permite fortalecer nuestra cultura, considerando que los jóvenes de la tribu han ido adoptando otras modalidades”, dijo.

Martínez cree que la transculturización debe ser considerada como un hecho importante. Es por ello que no descuidan sus valores y principios  a través de charlas y conversatorios dirigidos.

Agrupados son más fuertes

Entre tanto, Nerva Sanz Abardú, indígena de la etnia Barí también en la Sierra de Perijá, dijo que forma parte de Asocbariven, una asociación que se encarga de actividades educativas y deportivas.

“Esta asociación también sirve de mediadora cuando en la población se registra algún conflicto. (También) presta apoyo al cacique, respetando los valores y la cultura local”, apuntó la joven indígena.

Asocbariven agrupa a 46 comunidades indígenas ubicadas en la Sierra de Perijá, mientras que en el municipio Jesús María Semprún recoge a otros 14 grupos.

Yukpas y Barí aseguran que la organización es importante porque es ahí donde dan a conocer sus valores y talentos para resolver de forma efectiva los problemas sociales, económicos y políticos de cada comunidad.

Con información de Johandry Montiel | Radio Fe y Alegría Noticias