Los Magos de Oriente muestran a Jesús como el verdadero regalo

24
Reyes Magos
Foto: El Español.

Magos caminantes. Venidos de otras tierras y de otras religiones. Astrólogos atraídos y guiados por la estrella.

Migrantes hacia la plena humanidad, transparente, luminosa.

Magos tan humanos como nosotros que se distrajeron, perdieron la atención, pensaron en palacios y erraron la ruta.

Por momentos, confiaron en sus cálculos y descuidaron la estrella. Mientras platicaban con Herodes la estrella se oculto, pero nunca les abandonó. Aquel ambiente de intrigas y manipulación en el palacio de Herodes, hablaba de oscura codicia, no de salvación.

En el firmamento la estrella esperaba pacientemente. En palacio, los Magos, Intuyeron la mentira de Herodes y sus consejeros. Ahí, la atmósfera era espesa y engañosa. Salieron convencidos de la maldad de Herodes y retomaron la ruta hacia la vida.

La estrella los guió a la periferia del mundo, y, ahí, al descampado, a cielo abierto, en un pesebre, junto a los pobres de la tierra y la creación de testigo, encontraron al niño, junto a María y José.

No había palacios pero la vida resplandecía porque “Toda la tierra ante ti se inclina, te canta y celebra tu Nombre” (Sal 66,4).

Y, ofrendaron lo mejor de sus culturas, profetizando con aquel gesto, tal vez sin saberlo, la verdad sobre aquel niño: oro reconociendo que el niño es rey del universo; la mirra de la pasión y muerte, porque será rechazado y crucificado por los poderes del mundo e incienso que se eleva al cielo, porque este niño exaltará por el misterio de la resurrección nuestra humanidad, acogiéndonos en su Corazón y elevándonos al padre, haciéndonos hijos y hermanos.

Y, desde ese día, el niño es nuestra estrella y alumbra nuestros corazones.

Alfredo Infante sj es el Provincial de la Compañía de Jesús. @SICalfredo

Las opiniones expresadas en la sección Red de Opinadores son responsabilidad absoluta de sus autores