Lula y sus nuevos adversarios: el hambre y la política  

48

El izquierdista Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva, que ganó la presidencia de Brasil con el 50,9% de los votos el pasado 30 de octubre, ahora enfrenta un nuevo reto: vencer el hambre y la intolerancia política.

Así lo reveló para el informativo Contacto Sur el profesor Manuel Gándara, doctor en derechos humanos, quien destacó que el triunfo de Lula representa para los brasileños la oportunidad de retomar el camino democrático en este país.

“La llegada de Lula al gobierno permite retomar instancias democráticas para el manejo de los conflictos dadas las necesarias y sanas diferencias en los modelos de sociedad que se disputan”, apuntó.

El experto cree que con la salida de Jair Bolsonaro y la llegada de Lula da Silva, permite retomar proyectos y programas sociales necesarios, para hacer frente al hambre.

“Aproximadamente 31 millones de brasileños están en situación de hambre. Brasil volvió al mapa mundial del hambre a partir del golpe de estado de 2016 contra Dilma Rousseff”, dijo.

Por otra parte, señaló el especialista en derechos humanos que más de 130 millones de personas de alguna manera se encuentran en inseguridad alimentaria.

“La vuelta de Lula al gobierno permitirá también la rearticulación, no solo con la región latinoamericana, sino con el mundo en general”, puntualizó.   

Protestas

La semana pasada tras la victoria de Lula da Silva, se registraron varias jornadas de protestas con cierres de vías.

Sin embargo, el 2 de noviembre, en un video divulgado a través de las redes sociales, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, exhortó a los camioneros que mantenían las carreteras bloqueadas a cesar las protestas.

Asimismo, los simpatizantes de Bolsonaro exigieron una “intervención militar” que impida la investidura de Lula prevista para el próximo 1 de enero.

Con información de Contacto Sur