Merideños ven el aumento de salario como «una burla»

Imagen referencial

A 19 días de haberse decretado un nuevo aumento salarial, a los merideños solo les alcanza para dos o tres productos de la canasta básica debido a que algunos alimentos subieron considerablemente.

Desde el 1ero de mayo, cuando se anunció el aumento salarial, hasta este miércoles 19, la carne de primera se ubicó en 14 millones de bolívares el kilo. Mientras que el kilo de pollo se cotiza en 6 millones y el de queso duro en 8 millones de bolívares.

Para el 1ero de mayo el cartón de huevos se encontraba en 10 millones, mientras que ahora, 18 días después y tras un recorrido por cinco comercios, se observaron precios desde los 9 millones 250 mil y los 11 millones de bolívares.

La leche líquida, que a principios de mes costaba 4 millones 500 mil bolívares, para la fecha se consigue un poco por debajo y hasta en 5 millones de bolívares.   

Francis Arellano, trabajadora del sector público en la entidad, manifestó a Radio Fe y Alegría Noticias que con el salario mínimo puede adquirir sólo dos o tres productos de la canasta básica, dependiendo de lo que compre. Ella manifestó que también se rebusca vendiendo porciones de tortas a un dólar en su lugar de trabajo.

“Con el aumento yo llego a 18 millones quincenales, sin contar el bono de alimentación. Solo puedo comprar un kilo de pasta, uno de harina, medio kilo de queso y medio cartón de huevos, a veces, sacando gastos de transporte. En mi casa somos cinco personas pero trabajamos 4 y cada quien va poniendo de a poco”, aseguró Arellano.

Aumento del salario es «una burla»

Por su parte, Nayarit Plaza, arquitecta de profesión y empleada de una institución del Estado, catalogó como “una burla” y “falta de respeto” el nuevo aumento salarial, ya que manifiesta que “no alcanza para nada”.

Aseguró que con lo que percibe sólo puede comprar dos o tres productos de la canasta básica para un día de comida, y luego se pregunta «¿Qué como durante el resto del mes?»

“Con 10 millones compro un kilo de arroz, uno de azúcar, uno de harina y creo que debo poner 300 mil bolívares más para completar. Eso es burlarse de uno, esto no es motivo de celebración. Me parece una falta de respeto, entonces debo dedicarme a coser para sobrevivir”, mencionó Plaza.

La profesional aclaró que en su vivienda viven cuatro personas, dos menores de edad y dos adultos, y ella es la única que trabaja. Comentó que para sostener a su núcleo familiar aprovecha las semanas radicales para dedicarse a trabajar desde su casa como costurera.

Un núcleo familiar comprendido por 3 o 4 personas hoy en día gasta entre 40 y 50 dólares semanales comprando solo los alimentos necesarios, sin incluir productos de higiene personal, limpieza, pagos de los servicios y alquiler.

Los merideños señalaron que deben ganar alrededor de 150 dólares mensuales para medio comer, sacando gastos de medicamentos y transporte para ir y venir al trabajo.