Mientras los talibanes se instalan, los civiles huyen de Afganistán

Foto: Diario AS.

Tras dos décadas de lucha en Afganistán, ya por todo el mundo corren las imágenes de los talibanes instalándose en el palacio presidencial en Kabul. 

Mientras tanto, cientos de civiles huyen del país con extrema desesperación. En el Aeropuerto Internacional de Kabul los ciudadanos intentan escapar tomando un vuelo sin importar el destino, esto con el objetivo de salvar su vida del escenario que se avecina en su nación, pero no hay más vuelos despegando.

Medios reportan que realmente lo que hay es caos y aglomeración, pues no hay efectivos de seguridad dentro del aeropuerto.

El primero en huir fue el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani Ahmadzai, junto con su asesor de seguridad nacional, Hamdullah Mohib, y un segundo colaborador cercano.

El grupo de talibanes ya tomó el control de la Televisión Nacional y están haciendo transmisiones. Incluso, retiraron las banderas de Afganistán del Palacio Presidencial.

La ministra de Educación de Afganistán, Rangina Hamidi, dijo a los medios de comunicación que no esperaba que el presidente abandonara el país porque «confiaba plenamente en él».

Ghani explicó mediante Facebook que los talibanes dejaron en claro que estaban dispuestos a llevar a cabo «un sangriento ataque contra todo Kabul y la gente de Kabul Sharif para expulsarme. Para evitar una avalancha de sangre, decidí irme».

¿Cómo enfrentarán esta acción?

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó este jueves un despliegue de 4.000 tropas estadounidenses para ayudar a evacuar al personal de la embajada estadounidense de la capital afgana Kabul, en medio del rápido ataque de los talibanes, ya que la situación se avecinaba.

Según informó un responsable del Pentágono, “varios centenares” de empleados de la embajada ya salieron de Afganistán. 

El Pentágono autorizó el despliegue de 1.000 tropas adicionales en Afganistán para ayudar con las evacuaciones de personal en Kabul, según informó este domingo Reuters, citando a un funcionario estadounidense.

Los 1.000 soldados adicionales provendrán de la 82.ª División Aerotransportada, que ya estaba en modo de espera.

Pero, lamentablemente, los ciudadanos afganos se quedarán desprotegidos, tras no lograr poder tomar un avión a tiempo momentos antes del ataque.

Las principales víctimas pueden ser las mujeres y niñas

La preocupación sacude a todos al pensar en los posibles escenarios que afectarán los derechos humanos de las mujeres afganas. Con la llegada de los talibanes la zozobra, torturas y asesinatos se asoman a la puerta.

Según las creencias de esta área oriental, las mujeres afganas deben usar el burka en todo momento porque “el rostro de una mujer es una fuente de corrupción”, no pueden salir a la calle sin compañía y tienen prohibido en extremo una cantidad de cosas, incluso ir a las escuelas. El acceso a la educación no es para las mujeres en su dogma. 

Lo más grave son los castigos que pueden llegar a sufrir las mujeres y niñas: lapidaciones (lanzar piedras contra la persona hasta matarla) o latigazos.

Con información de Reuters.