Monagas: El reto de educar durante la pandemia

Foto referencial: Radio Fe y Alegría Noticias

En un 50% podría bajar matrícula escolar en el estado Monagas con la modalidad a distancia.

170 mil estudiantes del estado Monagas están convocados para iniciar el periodo escolar 2020-2021 desde casa, pero Federaciones y Sindicatos han advertido que al no estar dadas las condiciones, aumenta el riesgo de la deserción escolar.

Poniendo en  contexto el panorama del inicio del año escolar 2020-2021 en medio de la pandemia por la COVID-19, Radio Fe y Alegría noticias realizó una consulta a diversos actores involucrados en el quehacer educativo del estado Monagas para conocer a fondo cuáles son las propuestas y preocupaciones.

Gremios, directivos, personal administrativo, docentes, padres y representantes deben acatar el arranque del calendario escolar bajo la modalidad a distancia. Allí cabe preguntarse si hay condiciones y qué propuestas se han dado para mejorar la experiencia de la educación a distancia.

Atendiendo a estas premisas, el representante del Sindicato Único del Magisterio en Monagas, Darío Lima, señaló que no deben iniciar las clases y ante esta posición han sido firmes.

“Ante esta realidad que estamos viviendo por la pandemia de la COVID-19, no escapa el docente. Las condiciones de bioseguridad no las hay, las escuelas están abandonadas y en mal estado, las deudas al gremio hacienden a un 280% por contratación colectiva los últimos dos años”, acotó.

Lima indicó que un mal salario se traduce en baja alimentación, baja calidad de vida y nula capacidad de hacer frente a gestiones fundamentales para la educación desde casa como acceso a tecnología, un computador o un teléfono con acceso a Internet.

“Ya sin un contexto de pandemia teníamos una educación en riesgo por un punto que se ha negado a atender el Ministerio de Educación y el Gobierno: salarios de hambre para el sector docente. Hoy día, con la pandemia,se agrava el panorama. Un maestro no puede hacer frente a una serie de necesidades fundamentales, menos aún a suministros de bioseguridad y material para cumplir su rol de enseñar”, destacó Lima.

Para él es necesario instalar una mesa de trabajo urgente en la que se atiendan las condiciones salariales del sector docente.

La Federación Venezolana de Maestros en Monagas fijó una posición similar. El profesor Jesús Sánchez refirió que la asignatura pendiente del Ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, es la compensación salarial del todo el sector docente.

“Un maestro no puede, con su actual salario, costear tecnología, pagar Internet o vivir con dignidad, por lo que los gremios seguimos levantando la voz por el salario y las reivindicaciones ganadas por el sector”, aseveró.

“Entre mayo y junio, el promedio del salario de un docente estimaba un aproximado a 10 dólares. Hoy un millón 500 mil bolívares, que es el mayor salario percibido, se traduce en la mitad. Qué hace un maestro con eso, nos preguntamos. Qué espera el gobierno para atender esta realidad”, cuestionó Sánchez.

Propuestas para la educación en emergencia

Sánchez recordó que ya han entregado al Ministerio propuestas interesantes, entre las que destaca la agrupación de comerciantes y propietarios de industrias cercanas a los colegios para organizarlos en comités que apoyen a las escuelas con reparaciones en las infraestructuras.

Sugirieron además que ese apoyo sea reconocido por el Ejecutivo nacional para disminuir los impuestos.

El educador aseguró que se pueden crear redes de acción para apoyar con alimentos y medicinas a los docentes y a las familias más vulnerables, una premisa que necesita conjugar y reinventar la triada Escuela-Comunidad-Empresas.

Otra de las propuestas que ha elevado la Federación es el mejoramiento de las condiciones y de servicios fundamentales en el ámbito educativo como telefonía e Internet accesibles en zonas urbanas y rurales. Sumado a la puesta en marcha de un plan para la adquisición de herramientas tecnológicas.

Para Sánchez, en los actuales momentos deben sacar provecho a los medios de comunicación masivos como la radio y la televisión con programación acorde a cada grado.

También planteó que se debe evitar hacer programas solo por salir del paso, pues se está en juego la formación y el aprendizaje de niñas, niños, y adolescentes que requieren cumplir con los contenidos programáticos según el grado que estén cursando.

No por ahora… al regreso a las aulas

El Gobierno Nacional, a través del Ministerio del Poder Popular para la Educación, implementó una consulta popular con la ciudadanía sobre la modalidad a seguir en este inicio de clases desde casa.

En el  caso particular de Monagas, según la autoridad única de educación Yesenia Lara, el personal docente, administrativo y representantes de los 119 circuitos educativos en la región manifestaron que debido a la COVID-19 no están dadas las condiciones para un retorno a las aulas de manera presencial.

Por esta razón sugieren que las niñas y niños regresen formalmente a la escuela el próximo mes de enero de 2021.

Cifras para la reflexión

Las federaciones y sindicatos de maestros en Monagas advierten que de la matrícula de 170 mil estudiantes distribuidos en educación inicial, con 45 mil alumnos, primaria, con 122 mil, y educación especial, con 2 mil, hay un riesgo de que aumente la deserción escolar en un 50%.

Darío Lima, representante del Sindicato Único del Magisterio en Monagas, planteó que en medio de la emergencia económica, social y de salud que se vive se debe atender y minimizar la deserción escolar.

“Ese es el costo de la improvisación”, manifestó.

La esperanza en el corazón

Ante este panorama nada alentador, Fe y Alegría se reinventa y suma propuestas en el marco de la educación en emergencia, apostando a la educación radiofónica, incentivando la labor docente y haciéndose eco de la premisa del cuidado del personal necesario para hacer posible la escuela en casa.

Su apuesta a largo plazo es el futuro del país, hoy en manos de maestros de título y otros de corazón, como los padres y representantes que asumen la responsabilidad de acompañar en medio de la pandemia.