Mujeres de la frontera se reinventan ante la vulneración del derecho a la salud

Referencial

En la frontera del Alto Apure una ciudadana está invitando a la práctica de la solidaridad frente a una situación de salud que está viviendo su hermana.

La señora, conocida como Shirley, la peluquera, relató que ha emprendido una recolección de fondos a través de la venta de unos tickets, cuyo valor es de 3 mil pesos colombianos cada uno.

El “premio gordo” consiste en un mercado de 100 mil pesos. Con lo recolectado Shirley podrá costear un chequeo médico que se le necesita hacer a su hermana en Bucaramanga, Colombia.

También pueden contactarla a través del 04261460758 para adquirir los boletos para quienes quieran colaborar o visitar su peluquería en Guasdualito.

Pero ¿por qué Shirley tiene que recurrir a estas maneras para recoger dinero y atender el cuadro de salud de su hermana?

Responde que su hermana está embarazada “y tiene un quiste y debe ser intervenida con urgencia y humanamente no tenemos ese dinero”.

Actualmente la muchacha se encuentra hospitalizada en la ciudad de Arauca, en el Departamento colombiano del mismo nombre, “y necesita el traslado porque está muy grande el quiste que tiene en la trompa izquierda”.

Su traslado está previsto para el próximo martes pero Shirley es conciente que “con esta situación de nuestro país de mucha pobreza, por eso estoy pidiendo esta colaboración para poder atender a mi hermana”.

Un caso más que refleja que la crisis humanitaria compleja sigue presente también en la frontera y donde nuevamente se vulnerado el derecho a la salud de las mujeres.