Nicaragua: Ortega asumió su quinto mandato en medio de rechazos

Foto: web

El presidente Daniel Ortega inició este 10 de enero su quinto mandato en Nicaragua, el cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

Ortega, de 76 años, gobierna sin contrapesos en Nicaragua desde 2007 y en donde se colocó nuevamente la banda presidencial como resultado de unas elecciones sin competencia política.

Recientemente Estados Unidos y la Unión Europea (UE) sancionaron a dos de sus hijos, funcionarios de su Gobierno e instituciones del Estado.

Estados Unidos, que calificó las elecciones del 7 de noviembre como una «farsa», también ha anunciado que impondrá restricciones de visado a 116 personas en Nicaragua, apunta el portal rtve.

Los resultados electorales fueron rechazadas por la comunidad internacional y la oposición nicaragüense.

Cuba presente en la toma

Pocas delegaciones de Gobiernos confirmaron su participación en la ceremonia de investidura de Ortega y Murillo, pero el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, fue el primero en arribar al aeropuerto Augusto C. Sandino, de Managua y alabar el triunfo del líder sandinista.

La de Ortega “es una victoria no solo de Nicaragua, es una victoria que también tiene un enorme significado para las fuerzas de izquierda, y para los gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe», dijo el mandatario cubano en el aeropuerto.

Protestas en el exilio

Diversas organizaciones nicaragüenses opositoras protestaron en varios países bajo el lema “Nicaragua no tiene Gobierno ni poderes legítimos del Estado”, en rechazo a la investidura de Ortega y Murillo.

Este domingo se registraron manifestaciones en contra del nuevo periodo de gobierno en Alemania, Estados Unidos y Costa Rica.

Por su parte, un grupo de casi 70 organizaciones de nicaragüenses de dentro y fuera del país, y personas radicadas en diferentes partes del mundo, eligieron al Consejo Nacional por la Transición Democrática, para enfrentarse al régimen Ortega-Murillo. Estas organizaciones también suscribieron un acuerdo de unidad.

En tanto, la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó en noviembre pasado una resolución que declara que los comicios, en los que se reeligieron Ortega y Murillo, carecieron de “legitimidad democrática” y no fueron ni libres, ni justos, ni transparentes.

El Gobierno sandinista acusó de “injerencia” al organismo hemisférico y denunció la Carta de la OEA, su documento fundacional firmado en 1948, un proceso que llevará dos años para que se haga efectivo su retiro del ente.

Fuente: NODAL, Medios Locales, RTVE