Niños de países pobres perdieron dos tercios más de clases

La organización hace un llamamiento a los líderes mundiales para que prioricen el gasto en educación para que los niños y las niñas vuelvan a la escuela de manera segura. Foto: Twitter @SaveChildrenEs

Los niños de países pobres perdieron dos tercios más de días escolares a causa de la pandemia que los alumnos de zonas ricas del mundo, según un informe publicado el miércoles 9 de junio por la ONG Save the Children.

Según las estimaciones de Save the Children, los niños y las niñas de los países más pobres han perdido un 66% más de su número de días de colegio durante la pandemia de la COVID-19.

Además explica que en comparación con los niños y niñas de los países más ricos. De media, las niñas de los países más pobres perdieron un 22% más de días en la escuela que los niños.

Presión para los líderes

La organización dio a conocer estos datos, de cara a la cumbre de los líderes del G7 en el Reino Unido, en la que tratarán la recuperación de la pandemia en el mundo, incluidos los planes para que los niños y las niñas vuelvan a la escuela.

Asimismo, aumentaran la presión sobre los líderes del G7 para que respalden un plan de vacunación mundial para que las personas de todo el mundo estén mejor protegidas frente a la COVID-19, lo que ayudará a que la educación de los niños y las niñas vuelva a encarrilarse.

Niñas en desventaja

La tendencia identificada por Save the Children muestra que el porcentaje de escolarización perdido a lo largo de la vida para las niñas es generalmente mayor que para los niños.

El texto relata que las niñas siguen estando en desventaja, aunque en menor grado, también en los países más desarrollados, las niñas perdieron un 3% más de tiempo escolarizadas.

Educación a distancia limitada

Además, el análisis no incluye el acceso al aprendizaje online, lo que probablemente habrá agravado aún más la brecha entre los países ricos y los de bajos ingresos, según Save the Children.

La organización consideró que el aprendizaje a distancia no puede compensar la pérdida de días escolares debido a que asistir a la escuela ayuda además a los niños y a las niñas a reír, aprender, comer, jugar y crecer.

Acudir a la escuela también puede proteger a los niños y las niñas de diversas formas de abuso y explotación ya que el profesorado no solo controla su aprendizaje, sino también su bienestar.

En 2020 Save the Children alertó sobre un aumento dramático en el matrimonio forzoso en niñas y el embarazo adolescente, estimando que 2,5 millones de niñas más corren riesgo de ser obligadas a casarse en los próximos cinco años y se estimaba que los embarazos adolescentes aumentaran hasta en un millón.

Educación en emergencia

Save the Children sugiere hacer frente a la emergencia educativa más grande de la historia reciente, haciendo un llamamiento a los líderes del G7 y a otros gobiernos para que realicen compromisos ambiciosos a la Alianza Global.

Para ello es importante el aporte de cinco mil millones de dólares durante los próximos cinco años, así como trabajen urgentemente para hacer que la cobertura de vacunación contra la COVID-19 sea verdaderamente global.

También insta a los gobiernos nacionales a que aumenten sus presupuestos en educación. Los ministros de educación deben elaborar hojas de ruta claras para que todos los niños y las niñas vuelvan a la escuela de manera segura cuando sea el momento adecuado y para mejorar su educación.

Save the Children asegura que los países donde los niños y las niñas han perdido proporcionalmente más días escolares también son países donde las tasas de vacunación frente a la COVID-19 son generalmente bajas.