Niños no pueden inscribirse en los colegios por falta de documento de identidad

Foto: Cortesía de Radio Fe y Alegría Noticias.

Más de 300 personas a las afueras del Servicio Administrativo de Identificación Migración y Extranjería (Saime), ubicado en la Av. 100 de Sabaneta, en Maracaibo,  pasaron la noche del día anterior en espera para obtener el documento de identidad que requieren los niños, niñas y adolescentes para inscribirse en las unidades educativas.

Según relatan, había un anuncio en las instalaciones que expresaba que serían atendidos el día lunes, los niños que cursan colegio, y los días miércoles y jueves, niños particulares.

Roberto Telles comentó que de la noche a la mañana quitaron el aviso, y a su vez recordó que   está finalizando el año escolar: “en el colegio de mi hijo me están exigiendo la cedula y dicen que no hay sistema”.

La falta de aire acondicionado y que “no hay sistema”, podrían ser los motivos por los que decidieron cerrar los portones y no atender a la gente que esperaban con niños desde las 2 de la madrugada.

“Si hay porque han estado todos estos días trabajando”, manifestó Roxana Vera.

Por otra parte, Aurora Hernández, denunció que les estarían exigiendo el pago en dólares pero Hernández se rehusó  porque “no tenemos con qué”.

Jesús Soto alegó estar preocupado, ya que no quieren aceptar a su hijo en el colegio por no tener documento de identidad: “no me lo quieren inscribir”. Asimismo, cuestionó cuál es el papel de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y del Adolescente (Lopna) en esta situación: “¿dónde está la Lopna para dar la cara y defender los derechos? Están violando el derecho de los niños”.

Aseguró que ya tiene dos años yendo y viniendo para que puedan cedular a su hijo. ¿La solución? Le dicen que tiene que volver otro día: “el pasaje está en 70 mil bolívares en efectivo y no lo hay, ¿es qué acaso ellos no piensan eso? Se preguntó.

Telles, dijo muy decepcionado: “¡Que triste es ser venezolano aquí! Devolvámosle la dignidad al ser venezolano”.

Debido a la presión que ejercieron las personas mediante protestas y a la presencia de los medios de comunicación, los funcionarios del Saime abrieron nuevamente las puertas para atender solo a 214 personas por el día. Sin embargo, muchas más quedaron a la espera de poder legalizarse.

Por Nazaret Torres Padrón