No hay gasolina para tantos vehículos en Guayana

Cristobal Jordan

Van más de 4 meses desde que el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera, anunció que la distribución de gasolina en el estado seria por número de placa.

Recientemente se implementó la entrega de números, para evitar las colas nocturnas, pero manteniendo el orden por número de placa.

Aunque al inicio fue algo confuso, ya se está estableciendo un orden en las colas que no han dejado de esperar en las estaciones de servicio. Los conductores se van desde las 2:00 de la madrugada, bien sea para surtir el tanque o para agarrar uno de los 200 números que entregan a diario.

El sector transporte no escapa de esta realidad. Igual les aplican la entrega de un número y pueden surtir sus tanques cada dos días, pero no hay suficiente combustible para la demanda de buses que hay en la zona.

Los pasajeros esperan hasta una hora en una parada y además se ven obligados a pagar 5 mil bolívares por el pasaje, cuando debería costar 3 mil.

Pero la necesidad de trasladarse desde sus hogares a su lugar de trabajo, no les deja otra alternativa que desembolsillar hasta 20 mil bolívares diarios para cumplir con su jornada.

Recientemente, el Instituto Municipal de Transporte Tránsito y Vialidad del municipio Caroni anunció por las redes sociales una reunión de trabajo en la que acordaron “mejoras en la distribución de combustible para los transportistas” y otros buenos beneficios que exigieron los choferes.

Pero en esta reunió, no se trató el tema del aumento del pasaje que implementaron a consecuencia de la mala distribución de combustible.

Neifys Fernández, miembro de la Cooperativa “La Bendición de Dios”, dijo a Radio Fe y Alegría Noticias, que los conductores “pasan desde medio día y hasta dos días en una cola para surtir los tanques (…) con el que pueden trabajar solo un día”

Fernández también señaló que los más afectados son los usuarios, quienes pasan largo tiempo esperando transporte y cuando llega un bus, “se van como sardina en lata”.

Los transportistas solo ponen en manos de Dios que el problema del combustible lo logren solucionar desde el instituto como lo prometieron.