Obispo de San Cristóbal suspende celebraciones religiosas públicas

21
Foto: Héctor Mora/Radio Fe y Alegría Noticias

A través de un comunicado emitido por la Diócesis de San Cristóbal, firmado por su obispo, monseñor Mario Moronta, se suspenden a partir del lunes 28 de junio, las celebraciones eucarísticas públicas, actos de culto públicos y actividades evangelizadoras por un tiempo prudencial, con el fin de contribuir con las medidas de bioseguridad que a nivel social deben tomarse.

Esta nueva decisión se suma a las que ya había tomado anteriormente días atrás a raíz de las reciente informaciones que han recibido sobre el crecimiento de contagios de COVID-19 en el estado Táchira, incluyendo un importante número de fallecidos..

La semana pasada el Obispo había tomado la decisión de posponer la peregrinación con la reliquia del Beato José Gregorio Hernández, las confirmaciones y primeras comuniones.

En esta oportunidad, monseñor Moronta dijo que “pedimos a toda la ciudadanía intensificar las medidas de bioseguridad como el uso de tapabocas, lavado continuo de las manos y el rostro, guardar la distancia personal, no participar ni organizar reuniones ni fiestas, ni eventos de aglomeración de personas”.

De igual forma, hizo el llamado a las autoridades correspondientes para  intensificar las jornadas de vacunación a toda la población sin distinciones ni condicionamientos.

Es un derecho que debe ser respetado, por eso “exigimos a las autoridades correspondientes evitar reuniones festivas (“rumbas”) de todo tipo incluso eventos  en canchas deportivas, así como eventos públicos, que incluyen encuentros de dirigentes políticos con sectores de la población. A la vez, pedimos a todos colaborar con decisión para librar la batalla contra las formas de contagio de este terrible virus”.

Enfatizó que todos estamos llamados a cooperar. “Pedimos a los padres y madres de familia instruyan a sus hijos, en especial adolescentes para que se cuiden y no participen en actividades de grupos donde pueden adquirir el contagio y convertirse en portadores del virus”.

Igualmente demandó a que el personal médico, de enfermería y de apoyo a la salud sea dotado de todo lo necesario y quienes de ellos no hayan recibido la vacunación, que se dé prioridad para que la reciban.

Finalmente, el Obispo de la Diócesis de San Cristóbal invitó a todos a intensificar también la oración para pedirle al Dios de la Vida y del Amor que nos proteja, frene la pandemia, fortalezca y sane a los infectados y todos los enfermos. “Lo pedimos por intercesión de la Madre de Dios y el Beato José Gregorio Hernández”.

Por Héctor Mora/Radio Fe y Alegría Noticias