Obispos de Colombia y Venezuela dicen estar “en los pies del migrante”

113
Obispos de Colombia y Venezuela
Cortesía

Los Obispos de Colombia y Venezuela presentaron a sus países un comunicado titulado “En los pies del migrante” tras una jornada de trabajo en la región del puerto de Necoclí, en el Departamento de Antioquia. La misma se llevó a cabo el 21 y 22 de noviembre con la finalidad de hacer llamados de atención a la comunidad internacional y países receptores.

La visita de los prelados a esta zona de tránsito de migrantes venezolanos, ecuatorianos, haitianos y centroamericanos hacia la conocida y peligrosa Selva del Darién, contempló también varias reuniones con la Defensoría del Pueblo de Colombia, Migración Colombia, UNICEF y OIM (Organización Internacional de Migraciones). También con ACNUR (la agencia de la ONU para los migrantes), la Cruz Roja Colombiana, Mercy Corps y WORLD VISION.

En el encuentro trataron temas como la caracterización de la última ola de migrantes que incluye la familia extensa, incluidos niños, adolescentes y ancianos. Además, la trata de personas, la explotación sexual y laboral y los niños y adolescentes migrantes sin acompañantes. Un punto que se resaltó fue el reconocerse como países receptores y de tránsito de migrantes.

Los obispos de Colombia y Venezuela concertaron:

  1. Se respete el derecho a la movilidad humana, se acoja al forastero, se supere todo nacionalismo cerrado y violento, frenando toda actitud xenófoba, los desprecios y los maltratos a los extranjeros (FT 86)

2. Se acompañe por todos los medios y especialmente desde la institucionalidad, a los migrantes para evitar la trata de personas, la violencia de género, la explotación laboral y sexual especialmente de niñas, niños y adolescentes.

3. Se brinden a los migrantes oportunidades para integrar la persona y la familia mediante diversos medios dignos de vida humana.

4. Se comprometan todas las entidades públicas en promover rutas seguras de tránsito, ordenadas, informadas, reguladas y que respeten los derechos humanos.

La delegación venezolana estuvo conformada por Monseñor Jesús González de Zárate, Arzobispo de Cumaná y presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), y Monseñor Mario Moronta, obispo de San Cristóbal y primer vicepresidente de la CEV.

Por la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) participaron Monseñor Luis José Rueda Aparicio, Arzobispo de Bogotá y presidente CEC, Mons. Omar Alberto Sánchez, Arzobispo de Popayán y vicepresidente CEC, Mons. Luis Manuel Ali,  obispo auxiliar de Bogotá y secretario CEC y Mons. Juan Carlos Barreto,  obispo de Soacha y presidente de la comisión episcopal de Pastoral Social.

Por los lados del gobierno venezolano no hubo ninguna representación institucional.

Cortesía