ONUSIDA exhorta al gobierno liberar a activistas de Azul Positivo

Archivo

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) acaba de fijar posición pública sobre la privativa de libertad de los 5 activistas de la ONG Azul Positivo desde el pasado 12 de enero.

En un comunicado de prensa, la directora ejecutiva de la organización Winnie Byanyima dijo estar profundamente preocupada «por la detención, por parte de la policía militar, de los ciudadanos venezolanos y trabajadores humanitarios Johán León Reyes, Yordy Bermúdez, Layners Gutiérrez Díaz, Alejandro Gómez Di Maggio y Luis Ferrebuz; todos miembros de la organización no gubernamental Azul Positivo».

En ese sentido, Byanyima hizo un urgente llamado a las autoridades venezolanas «a que liberen de la custodia policial a los cinco trabajadores humanitarios que trabajan para la organización no gubernamental Azul Positivo y que devuelvan el equipo esencial incautado en el momento de su arresto».

ONUSIDA reitera su apoyo al trabajo humanitario de esta ONG fundada en el 2004 con el fin de contribuir «la prevención del VIH en el estado de Zulia, en Venezuela. ONUSIDA ha apoyado el trabajo de Azul Positivo durante muchos años y ha sido testigo del impacto positivo de sus contribuciones en la comunidad».

Finalmente, la agencia de Naciones Unidas ratifica su apoyo firme al pleno empoderamiento y participación de las organizaciones de la sociedad civil en la respuesta al sida y el trabajo humanitario.

Espera continuar trabajando con organizaciones de base comunitarias y de la sociedad civil de Venezuela, así como con las autoridades gubernamentales, para garantizar que todas las personas afectadas por el VIH tengan acceso a los servicios de prevención, tratamiento y apoyo social y que sus derechos humanos sean protegidos.

El programa internacional también suma los esfuerzos de 11 organizaciones de las Naciones Unidas (ACNUR, UNICEF, PMA, PNUD, UNFPA, UNODC, ONU Mujeres, OIT, UNESCO, OMS y Banco Mundial) y trabaja en estrecha colaboración con asociados mundiales y nacionales para poner fin a la epidemia de sida para el 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.