Pacientes oncológicos de Barcelona no pueden costear exámenes

Ari Díaz, padre de una paciente oncológico infantil del Hospital Universitario Dr. Luis Razetti de Barcelona, afirma que el alto costo de exámenes de diagnóstico y control desangran su economía.

A pesar que el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales mantiene de manera continua la distribución de los medicamentos para quimioterapia a este hospital, Díaz ha llegado al punto de estar casi impedido de practicarle la mayoría de estos exámenes a su pequeña de apenas 9 años.

En un recorrido de Radio Fe y Alegría Noticias por centros privados de salud, se pudo constatar que la mayoría de estos exámenes que se realizan con una periodicidad semanal, superan el salario básico mensual.

La tomografía más económica supera los 400 mil bolívares, la hematología completa alcanza los 300 mil bolívares y el examen de gamagrama, vital para identificar la ubicación del cáncer, ronda los 400 dólares americanos. Todas estas cifras están fuera del alcance de la mayoría de los familiares de niños con condición oncológica.

La mayoría de estos guerreros no superan los 10 años; ellos encomiendan su esperanza de vida a Dios y al equipo médico de la unidad oncológica, además de contar con el apoyo diario de fundaciones como Caritas de Venezuela, Puertas al Cielo y Dejad que los Niños Vegan a Mi, quienes apoyan en la alimentación, gastos médicos y medicación.

La mejor forma de contribuir con estos pequeños es llevar cualquier donativo por ínfimo que sea, para llevarles alegría en tiempos de dificultad a estos luchadores.