Pensionados de Maturín solo pueden comprar un producto con lo que cobran

Los adultos mayores que viven en Maturín tienen que salir a trabajar a las calles vendiendo café para poder tener la posibilidad de costear sus gastos en materia de alimentación y salud, debido a que el monto devengado por la pensión además de las ayudas económicas otorgadas por el gobierno a través del carnet de la patria, solo les alcanza para comprar un producto de la cesta básica alimentaria.

“¿Qué haces tú con 3 millones? (Compras) una harina pan ¿y no comes más nada?”, se preguntó un señor de 67 años que prefirió no compartir su identidad.

Se encontraba en la cola del banco para sacar efectivo. Llevaba consigo un termo de café y su bolso tricolor. Aseguró que con los 3 millones de bolívares que iba a sacar del cajero tenía que decidir si compraba un paquete de harina de maíz o iba a dejar el efectivo para pagar el transporte público porque para ambas cosas no le alcanzaba; esto, sin tomar en cuenta la necesidad de adquirir medicamentos para tratar sus complicaciones de salud.

“Aquí me acaba de salir el bono de guerra, 3 millones. Tengo que comprarme un medicamento para problemas de la próstata y me cuesta 15 dólares. ¿Con eso lo compro? No es justo”.

Al ser abordado sobre el tema, el sexagenario detalló que debido a que no tiene a nadie en el exterior que le pueda mandar dinero y los pocos ingresos económicos que percibe por el IVSS y el carnet de la patria son insuficientes, se ha visto en la necesidad de agarrar un termo de café de su casa y salir a las calles de Maturín a vender de vasito en vasito para poder comer cada día y ahorrar para comprar las medicinas que necesita.

“En la pensión cobramos 7 millones, ¿Qué come un pensionado con 7 millones si no hace más nada? Yo vendo café hasta de madrugada, ando por aquí a la una de la mañana vendiendo, me arriesgo a que me maten pero tengo que comer”, expuso antes de enfatizar que a estas alturas el gobierno ya debería haber tomado medidas para frenar la inflación.

El cafetero rememoró que “hubo un tiempo en que teníamos todo” y enfatizó que sin trabajo, ni producción, era prácticamente imposible que los venezolanos y el país salieran de la situación económica y social en la que se encuentra.

El hombre finalizó diciendo que si el escenario no cambiaba “el año que viene no nos va a matar el coronavirus, lo que nos va a acabar es el hambre”.

Este lunes 21 de junio el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales informó que los pensionados de todo el país ya podían hacer uso de su mensualidad correspondiente a su pensión por un monto de 7 millones de bolívares, equivalentes a un poco más de 2 dólares.