Personas con discapacidad en extrema vulnerabilidad

Foto: Agencias.

Anthony Rangel, secretario general de la Confederación Sordos de Venezuela (Consorven), denunció a Radio Fe y Alegría Noticias el grado de vulnerabilidad extrema en que se encuentran las personas con discapacidad.

En la presentación del informe oficial alternativo para el Examen Inicial en la IV Feria de los Derechos Humanos del estado Zulia, Rangel manifestó que existen contratiempos en cuanto a la accesibilidad a los derechos de las personas con discapacidad.

“Nos encontramos con un déficit de medicamentos, de alimentos. Nada de lo que está contemplado en la ley se ve reflejado en los programas que desarrolla el Estado”, aseguró Rangel, quien además tiene discapacidad auditiva.

Asimismo indicó que un 15% de la población con discapacidad muere en Venezuela. De 29 hospitales y ambulatorios, 40% carece de rampas de acceso y 31% no tiene ascensores.

Anthony Rangel, “46% de 30 instituciones públicas visitadas en 12 estados del país presentan limitaciones de accesibilidad en su infraestructura, debido a que cuentan con más de un piso y carecen de rampas”. Foto: Oswin J. Barrios.

De acuerdo con el secretario general de Consorven, también se realizó una investigación académica donde se evaluó cómo era el desenvolvimiento de las personas con discapacidad dentro de los centros educativos y se encontraron con infraestructuras en estado de deterioro.

“Las personas con discapacidad auditiva muchas veces dejaban de asistir a clases por miedo a que alguna infraestructura colapsara (…) los familiares tampoco contaban con la posibilidad de hacer un cambio de escuela”.

“Las personas con discapacidad auditiva muchas veces dejaban de asistir a clases por miedo a que alguna infraestructura colapsara y representara un riesgo para su vida (…) los familiares tampoco contaban con la posibilidad de hacer un cambio de escuela. Son muy pocas que atienden a personas con discapacidad a nivel nacional”, recordó Rangel.

Escuelas sin condiciones

Siguiendo con el sector educativo, el panorama no luce alentador. “46% de 30 instituciones públicas visitadas en 12 estados del país presentan limitaciones de accesibilidad en su infraestructura, debido a que cuentan con más de un piso y carecen de rampas; 76% no tiene ascensores, condiciones que afectan a estudiantes con movilidad reducida”, se lee en el informe.

Juan De Gouveia, presidente de Consorven, explica que los problemas para garantizar el derecho a la educación de las personas con discapacidad se observan en los niveles de analfabetismo y las dificultades para acceder al sistema escolar.

“De acuerdo con estudios recopilados, 10% de las personas sordas no sabe leer y 73% muy poco”.

A pesar de la situación, Consorven tiene un objetivo claro de lograr un censo para las personas con discapacidad en el que se citen todos los datos, y no uno donde solo se clasifique a la persona por su condición. “Necesitamos todos los requerimientos que solicita una persona con discapacidad para su atención efectiva”, afirmó Rangel.

En el documento, que se levantó de manera conjunta entre 18 organizaciones civiles y universidades y que se hizo en el segundo trimestre de 2019 en 16 estados del país, se denuncia que hasta la fecha Venezuela solo dispone de estadísticas sobre personas con discapacidad provenientes del Censo de Población y Vivienda del año 2011, realizado por el Instituto nacional de Estadística (INE), cuyos resultados arrojaron que había 1 millón 720 mil 311 personas con discapacidad.

ONU recopila casos de violaciones a los DDHH

Cabe destacar que el informe fue presentado el 24 de septiembre ante el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y también se llevaron casos de violaciones a derechos humanos.

Por ejemplo, en Naciones Unidas se expuso el de un joven de 29 años, con discapacidad visual, que murió en el estado Aragua. El hombre quedó en medio de una balacera entre bandas y efectivos de seguridad. Recibió un disparo. Fue trasladado al centro hospitalario y falleció por falta de insumos.

De igual forma, presentaron el expediente de un bebé de dos meses de edad que nació con osteogénesis imperfecta, mejor conocida como “huesos de cristal”. Falleció el 11 de junio en el hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto en el momento que se presentó una falla de energía en el respirador.