Pizarro denuncia que el personal médico no tiene insumos

Según el primer boletín presentado por Miguel Pizarro, Comisionado designado por Juan Guaidó ante la ONU, el gobierno que preside Maduro ha mentido y maquillado la data sobre los casos de COVID-19.

Aseguró que el 76% de los centros de salud no tienen guantes ni mascarillas como insumos necesarios para evitar la propagación del virus.

“El vocero de la dictadura ha intentado mantener una imagen de estabilidad, hablando de un sistema de salud preparado y suficiente. Nada más alejado de la realidad”, aseguró el equipo de Guaidó en un texto publicado en su portal web.

A continuación el comunicado íntegro:

En atención de la política de transparencia, nosotros como Gobierno legítimo nos vemos en la obligación de comunicar al país la verdad ante mentiras del régimen en función del interés nacional.

El vocero de la dictadura, ha intentado mantener una imagen de estabilidad, hablando de un sistema de salud “preparado y suficiente”, nada más alejado de la realidad: la realidad en Venezuela es que 62% de los hospitales no cuentan con agua o tienen agua intermitente una vez a la semana; y además existe 52% de desabastecimiento en medicamentos de emergencia.

La realidad es que no hay camas suficientes para atender la epidemia. Las camas en centros hoteleros no cuentan con los protocolos de cuidado a pacientes ni equipos de protección personal. Nuestros médicos no tienen los insumos necesarios para atender estas patologías.

60% de los hospitales no tiene jabón para lavarse las manos; 76% de esos centros de salud no cuentas con insumos como guantes y mascarillas; el porcentaje de desabastecimiento de en medicamentos de emergencia en nuestro país supera el 51%.

Cuentan las camas de terapia intensiva de los CDI del sistema barrio adentro y nos preguntamos, ¿quiénes van a atender los pacientes allí si no hay personal médico en esos centros? Los CDI han sido catalogados por agencias internacionales como los centros de salud menos dotados, más peligrosos y más vulnerables de la región.

Esta crisis no puede ser superada con falsas realidades, las cifras no deben ser maquilladas, el venezolano merece estar informado, y este es un derecho que no puede ser vulnerado una vez más.

Superar esta pandemia, se trata de salvar vidas. Y hoy, salvar vidas depende de la consciencia, la voluntad política, la solidaridad, empatía y la humildad. Depende de cada uno de nosotros.