Policía mantiene acoso contra sacerdotes en Nicaragua

La policía Nacional de Nicaragua mantiene cercado a un obispo, mientras el gobierno eliminó la señal del canal católico de Nicaragua.

Monseñor Rolando Álvarez y obispo de la Diócesis de Matagalpa, se refugió tres días en la iglesia Santo Cristo de las Colinas en Managua, en donde anunció un “ayuno indefinido” hasta que la policía lo deje de asediar.

Álvarez denunció este domingo 22 de mayo que la policía impidió el paso a otros dos sacerdotes a la parroquia.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua y el Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo Metropolitano de Managua, condenaron las acciones de la Policía Nacional.

“Como iglesia fiel a nuestra misión cristiana siempre estaremos dispuestos a aportar al  bien común, la reconciliación y fraternidad de los nicaragüenses”, dijo el Cardenal.

Más acoso

El sacerdote Harving Padilla, párroco de la Iglesia de San Juan Bautista de Masaya, también denunció haber recibido amenazas por parte de altos mandos de la policía, algunos oficiales se han apostado frente a su parroquia durante las últimas dos semanas.

Por otro lado, el Padre Uriel Vallejos, párroco de la Iglesia Divina Misericordia de Sébano, en Matagalpa, ha denunciado a través de los medios de comunicación el asedio de la policía sandinista cuando se dirigía a la Nunciatura Apostólica en Managua.

El Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor), ordenó a las empresas de cable eliminar la señal del Canal Católico de Nicaragua de su oferta, según informó la empresa Claro, aunque no ha explicado oficialmente las causas de la medida.

Rechazo

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos señaló que el “asedio de la Policía a los sacerdotes” en Nicaragua “reconfirma que “nadie se libra de la persecución incesante a la divergencia” y la “demanda de justicia”, para agregar ahora la labor pastoral.