Promulgan Ley de Participación Estudiantil

242

Este jueves 23 de febrero el presidente de la República, Nicolás Maduro, promulgó la Ley de Participación Estudiantil en el Subsistema de Educación Básica.

Según el mandatario nacional esta es una ley “muy importante” cuando se habla de democracia.

“Seremos vanguardia porque estamos sembrando el semillero científico, y ustedes muchachos prepárense”, aseguró Maduro al tiempo que instó a los jóvenes a no irse al exterior.

“Quédense estudiando, porque afuera se roban los cerebros», señaló el jefe de Estado.

Este acto se desarrolla de acuerdo a lo establecido en el artículo 213 de la Constitución, que determina el envío de uno de los ejemplares de la ley al presidente de la República con la finalidad de ser promulgada después de su aprobación por parte de la Asamblea Nacional (AN).

¿Qué se sabe de esta ley?

El martes 7 de febrero la AN aprobó la Ley de Participación Estudiantil en el Subsistema de Educación Básica.

De acuerdo con la Asamblea Nacional, la normativa tienen como objetivo impulsar las vocerías que existen en las instituciones educativas, así como “legitimar los procesos de elección que se desarrollan en las aulas por votos democráticos”.

Según el Partido Socialista Unido de Venezuela el objetivo de dicha Ley es “promover y desarrollar los medios para la participación protagónica y el ejercicio de la ciudadanía activa de los estudiantes de liceos y escuelas”.

No obstante, la Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes (Fenasopadres), denunció este 8 de febrero a través de un comunicado que la normativa viola el derecho a la libre asociación y participación de los estudiantes de educación media en Venezuela.

De acuerdo con Fenasopadres, esta Ley busca “ocultar y falsear” la historia nacional en un intento de imponer un pensamiento único en los estudiantes del país.

Agregó que la Ley convierte el derecho a participar en un deber y busca que los estudiantes se sumen a organizaciones o iniciativas de intereses gubernamentales, lo que la convierte en un mecanismo de control político.

“Viola abiertamente el Derecho a la Libre Asociación y Participación al establecer como derecho una forma de organización -consejos estudiantiles- por encima de cualquier forma de organización del movimiento estudiantil, obligando al estudiantado de educación media a alinearse en torno a organizaciones promovidas desde el gobierno nacional con una clara inclinación”, aseguró Fenasopadres.