“¡Que siga la Misión!” La petición de más de 120 organizaciones

183
Misión de Determinación de Los Hechos
Referencial

Este miércoles 17 de agosto se llevó a cabo una conferencia de prensa por parte de algunos representantes de más de 120 ONG de derechos humanos para solicitar que siga en el país el trabajo de la Misión Independiente de Determinación de los Hechos, de la ONU.

Rafael Uzcátegui por PROVEA, Tamara Taraciuk por Human Right Watch, Beatriz Borges por CEPAZ y los padres del joven Juan Pablo Pernalete, asesinado en las protestas de 2017 por un GNB, fueron los encargados de exponer las razones por la cual esta instancia de Naciones Unidas debe continuar en Venezuela.

Para el sociólogo Uzcátegui “en septiembre se va a discutir sobre si la Misión de la ONU debería seguir trabajando sobre Venezuela. Para nosotros ha sido el mecanismo más importante de la verdad”.

Por su parte, la abogada representante de HRW en América Latina, Taraciuk, “la Misión de Determinación de los Hechos sigue siendo el único mecanismo independiente de monitoreo de Naciones Unidas sobre Venezuela, con un mandato para investigar abusos y violaciones sistemáticas de DDHH”.

La también internacionalista fue más allá cuando aseveró que “la Misión de la ONU concluyó que se habían cometido crímenes de lesa humanidad en Venezuela. Han sostenido que encontraron pruebas que la mayoría de los abusos se cometieron en el marco de un ataque generalizado”.

El caso Pernalete

Los esposos Pernalete también coincidieron en afirmar que este mecanismo de monitoreo y verificación de vulneraciones a derechos fundamentales como la vida, la libertad y otros principios democráticos es indispensable para hacer prevalecer la aplicación de justicia en el país.

En el caso de su hijo sostienen que su asesinato por un funcionario militar responde “a una política de Estado. Estos asesinatos no fueron hechos aislados, respondían a una política de Estado y al uso excesivo de la fuerza para acallar la disidencia”, dijo la señora Pernalete.

Ambos concluyeron que “la Misión encontró motivos para determinar que el asesinato de Juan Pablo fue arbitrario. La calificación preterintencional busca beneficiar a victimarios y no darnos justicia”.

La semana pasada fue postergada la audiencia de juicio contra dos de los 13 GNB imputados por este caso porque la parte acusada no había sido notificada del acto.

La Misión no tiene reemplazo

También, Beatriz Borges, del Centro de Justicia y Paz, CEPAZ, aclaró que el hecho de que en Venezuela prosigan la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, y otras instancias de monitoreo de derechos humanos y ayuda humanitaria, no significa que la Misión Independiente pueda ser reemplazada.

“La presencia de la OACNUDH en Venezuela y la investigación de la Corte Penal Internacional sobre Venezuela, no reemplazan el trabajo de la Misión de la ONU”, acotó Borges.

El dato

La Misión, establecida en 2019 para investigar violaciones sistemáticas de derechos humanos en Venezuela, ha desempeñado un papel central en el reclamo de que haya rendición de cuentas por delitos graves cometidos en el país y asegurar el escrutinio internacional sobre la crisis en curso.

Investiga hechos relacionados con ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas y torturas y tratos crueles e inhumanos.

Los expertos de la Misión presentarán su tercer informe durante la sesión 51 del Consejo de Derechos Humanos, desde el 12 de septiembre al 7 de octubre.

Se requiere una resolución para extender el mandato después de septiembre. En el pasado, un grupo de países de América Latina lideraron esta iniciativa y presentaron un texto que establecía la adopción del mandato de la Misión.

De someterse a votación, requerirá una mayoría simple de los miembros votantes para que se apruebe.