Reconciliación política

Los niveles de conflicto político que se viven en Venezuela desde hace 20 años lo único que ha logrado es desunir a familias, amigos, socios, acelerar el éxodo. El gobierno nacional implementó una política agresiva en la que, quienes no están a su favor son declarados “enemigos” y no acepta la posibilidad de entendimiento que facilite la gobernabilidad en el país. En los sectores de la oposición política venezolana también se fue gestando un sector radical que tampoco acepta ningún tipo de acercamiento con cualquier sector del oficialismo, por lo que, al igual que el gobierno, quien intente buscar entendimiento lo señalan de traidor.

La política en Venezuela debe intentar conseguir puntos de encuentro y entendimiento por el bien del país. En la actualidad, representantes del gobierno y la oposición están conversando, intentando lograr acuerdos que permitan avanzar en puntos coincidentes que le abran caminos a la política nacional para resolver las diferencias haciendo uso de mecanismos democráticos y evitar subirle el tono al conflicto, en niveles de confrontación como los vividos en los años 2014 y 2017.

Las informaciones no oficiales, en las cuales algunos voceros declaran sobre los avances de las conversaciones en Barbados indican que se intenta llegar a acuerdos en la realización de unas elecciones, unos hablan que se plantean elecciones parlamentarias y otros, sobre elecciones presidenciales para minimizar el conflicto y que las partes confrontadas logren desarrollar una etapa de entendimiento que le dé al país la oportunidad de salir de tantos problemas. En este sentido, es, sin duda, la realización de unas elecciones presidenciales bajo las condiciones que ambos sectores políticos acuerden. Al respecto la oposición hace hincapié en que se debe elegir una nueva junta directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE), depurar el Registro Electoral Permanente (REP) y evitar el traslado de electores a diferentes centros de votación fuera de la jurisdicción electoral natural de éstos; mientras que el gobierno plantea inicialmente la realización de unas elecciones parlamentarias, y en el punto de unas elecciones presidenciales las opiniones están enfrentadas entre aceptar o no.

Quienes apuestan al fracaso del diálogo, están apostando a no darle solución a ningún problema, lo que significaría un lamentable desenlace que obligaría a los representantes de la oposición política a pensar sobre que mecanismo implementar para lograr recobrar la confianza en sus seguidores y replantearse una ruta de acciones que le permitan conseguir los mecanismos ideales para vencer al gobierno, entendiendo que cada día que pasa sin soluciones se incentiva la huida de muchos venezolanos lo cual afecta en un 80% al padrón electoral opositor.

El gobierno seguramente se radicalizará aún más y no logrará solucionar la aguda crisis de los servicios públicos, la situación financiera del país seguirá decreciendo y el conflicto se agudizará tanto a lo interno como a lo externo. Los Gobiernos de los Estados Unidos, Cuba, Rusia y China  seguirán evaluando su rol en el conflicto. Como lo dijo Antonniela Baltazar “Si quienes mantienen diferencias no logran resolverlas por la vía del diálogo tendrán que elegir entre el conflicto y el entendimiento”.

articulosjesuscastillo@gmail.com                           @castillomolleda

S.H. Jesús Castillo Molleda (Politólogo, Estratega Electoral, Articulista)