Religiosos de Cuba: «los que salieron a las calles no son delincuentes»

Foto: AFP

La Conferencia Cubana de Religiosos y Religiosas se pronunció este martes 13 de julio a través de un comunicado, sobre las manifestaciones que desde el pasado domingo se vienen registrando en varias provincias de la isla.

En la nota destacan el profundo respeto e interés a los clamores y esperanzas que ha manifestado la gente que salió a protestar por las calles del país.

A su vez, dijeron haber vivido desde la fe estos acontecimientos y lo reconocen como un clamor del pueblo; es «la voz de Dios», afirman.

Desde esta perspectiva sentencian que «los que salieron a las calles no son delincuentes, son gente común de nuestro pueblo que encontró un modo de expresar su descontento», subraya la conferencia.

En este sentido, los religiosos proponen (A toda buena voluntad) varios temas fundamentales e indispensables para superar la difícil situación actual y construir entre todos la fraternidad.

Textualmente cinco caminos:

  1. Recordemos y defendamos que es un derecho legítimo y universal de cualquier ciudadano manifestar sus reclamos de manera ordenada y pacífica, en el espacio público que no es monopolio y privilegio de ningún grupo ideológico determinado.
  2. Es necesaria la pronta liberación de todos los que han sido apresados injustamente, por el solo hecho de ejercer el derecho a manifestarse; a expresar sus reclamos.
  3. Reclamamos el derecho a la información y comunicación que ha sido violado al extremo cortando la conexión de la telefonía móvil y bloqueando las redes sociales. Esto aumenta la incertidumbre y el desconcierto en una población que ya se siente agobiada por situaciones económicas, sanitarias y sociales críticas.
  4. Todos debemos evitar caer en la trampa de la violencia como modo de imponer la propia verdad. Nos preocupa que por falta de capacidad de diálogo y de escucha se ataque, repudie, persiga y condene desde el gobierno a los que piensan diversamente y lo expresan en público.
  5. Es importante escucharnos entre todos para poner remedio a las causas que originaron estas manifestaciones. Solo yendo a la raíz de los problemas podremos remediarlos verdaderamente.

Por último, Junta Directiva de la CONCUR encomendó al pueblo cubano a la Virgen de la Caridad, para superar toda tentación de violencia y exclusión, y los guíe por los caminos de la fraternidad, reconciliación, justicia y paz.