Sala de juntas: defina sus miedos antes de definir su objetivo gerencial

33
Definir sus miedos
Imagen referencial

En el año 2010 era gerente de una empresa de consumo masivo. En ese entonces tenía seis supervisores a mi cargo. Williams, uno de ellos, había tomaba sus 15 días de vacaciones y recuerdo que por política empresarial una vez en ese periodo el departamento de capital humano desactivaba al vacacionista y no podía entrar a la empresa.

Lo cierto es que desde mi oficina veía como cada dos días Williams llegaba a la empresa, saludaba al vigilante y le preguntaba desde la ventana de la  garita cualquier cosa sobre la operación: si el chofer tal despachó, si el vendedor llevó el equipo frio, si promoción había organizado la ida a tal negocio.

Por aquella actitud, ante un gerente inmaduro y fogoso que era mi caso, lejos de analizarlo desde el miedo a perder su trabajo, algo que aprendí años después, me burlaba sobre lo que en aquel momento de soberbia gerencial definí de tonta ociosidad.

El título de este artículo no es digamos uno de pro auto ayuda y menos de emprendedor. Nace de aquellos días de no saber cómo canalizar los miedos imaginarios de aquellos supervisores y los míos, de cómo esa emoción influía en mis objetivos gerenciales, la forma de lograrlos y otras de no avanzar.

Reconocer situaciones

Tim Ferriss, inversionista tecnológico considerado uno de los 40 empresarios más innovadores de la revista Fortune, (Uber, Alibaba, Facebook y 50 más) con 4 best seller y un podcast sobre gerencia de 100 millones de descargas, nos habla de su investigación sobre los miedos personales y cómo influyen en lograr los objetivos gerenciales.

Lo primero que nos dice es reconocer que existen situaciones que usted puede controlar y otras no, como gerente o empresario, determinar en una sala de juntas cuáles puede ayudarlo a reducir la reactividad emocional y eso puede ser un superponer.  

Pregúntese en privado y luego a su equipo, si hacemos o no esto. ¿Qué es lo peor que puede pasar? O lo que el joven Séneca llamaba premeditación de los males, en términos sencillos visualizar el peor de los miedos que usted tiene, hágalo en detalle, lo que le impide actuar y le genera una parálisis, escriba, defina sus miedos.

Tim Ferris nos describe en este punto una acción puntual, agarre tres páginas en blanco y en la primera página escriba: ¿Qué pasa si yo…?

Esto es cualquier cosa que le dé miedo, que le dé ansiedad del nuevo objetivo gerencial y que sabe está evitando; prescindir de los servicios de alguien, renunciar, independizarse, nuevas alianzas, tomar vacaciones; o en el caso de Williams que en su ausencia alguien del equipo lo sustituyera.

Haga tres columnas en esa página, en la primera columna coloque “definir”; allí escriba las peores cosas que pueden pasar, por ejemplo si por fin “despide” a ese empleado dañino para la empresa y me quedo sin la información que manejaba. ¿Se paralizará el departamento, en mi ausencia por vacaciones? ¿Fulano se adueña de la operación caso Williams? ¿Es la necesidad mía de independizarme?

En la segunda columna coloque “prevenir”. Aquí escriba la respuesta a la pregunta, ¿que puede hacer para evitar, manejar o disminuir la probabilidad: capacitar a un posible sustituto, buscar en mi entorno un posible socio para mi proyecto personal?

Y en la última columna de la primera página coloque “reparar”. Si ocurre lo peor cómo lo reparo? ¿Si me voy de vacaciones y alguien se adueña de mi puesto, qué hago, a quién pido ayuda, con quién cuento hoy si no tengo trabajo? ¿Cuáles son mis niveles de gastos? Es preguntarse en esta página, ¿quién en mi entorno con algo parecido salió de eso?

Las siguientes páginas

La segunda página es sencilla: ¿Cuáles serán los beneficios de un intento o éxito parcial? Aquí podrá ver los temores que quizás está exagerando y minimizando lo que puede ir bien. Así que, si intenta lo que está considerando, a lo mejor puede ganar confianza, desarrollar nuevas habilidades. ¿Cuáles podrían ser los beneficios de tal éxito? Medite sobre esto entre 10 a 15 minutos.

Y en la página tres escriba: “¿cuál es el coste de no hacerlo?”. Los humanos somos muy buenos en considerar lo que podría salir mal si intentamos algo nuevo, como pedir las vacaciones y arriesgarse a retirar a alguien a ver si dentro del equipo está alguien que quiere asumir. Así como si en mi entorno de la nada está un inversionista que confía en mis ideas y capacidad y pueda independizarme.

Considere el coste atroz en su vida de seguir en la zona de confort, pregúntese como podría ser o estar la empresa, mi vida, en seis meses, tres años, haga ese análisis detalladamente, emocional, financiera y físicamente, dibuje esos escenarios y verá como ese miedo disminuye.

Existe una verdad, en su entorno existen gerentes y empresas que de alguna forma marcan el rumbo o se imponen como una guía a seguir; la verdad es que ellos están haciendo algo que en su empresa y en su equipo no; así esa empresa esté al frente de la suya, son los mismos seres humanos con las mismas vicisitudes.

Y sin querer que este artículo sea otro recetario más de Instagram que aparece en su vida, lo que si busca es cómo lograr eso, que su idea, su intuición, sabe que es posible y por temor no da ese paso.

Un ejercicio para practicarlo 4 veces al año

Este ejercicio que acaba de leer se sugiere hacerlo 4 veces por año. En lo particular, lo hago con mi equipo cercano que no necesariamente son gerentes, sino personas dentro de la empresa que tienen la experticia natural del negocio.

Definir los miedos no es una panacea para quitarlos, va a encontrar que muchos son muy justificados pero no por ello deben concluir en eso, ponga sus miedos bajo el microscopio, puede que al hacerlo no desaparecerán pero si serán más fáciles manejar, si realmente se presentan.

La gerencia de hoy en día en nuestro país amerita desarrollar, digamos, el estoicismo, esa capacidad o fuerza de voluntad de un individuo de intentar manejar sus sentimientos ante la adversidad.

Todos los días el gerente venezolano enfrenta situaciones sorpresivas, y debe  decidir sobre la marcha, pero si él mismo no posee un modelo de actuar ante esa adversidad poco logro de objetivo tendrá.

El modelo empieza en reconocer que las decisiones difíciles, eso que más temenos hacer, preguntar, decir, normalmente son desafíos y problemas que poco se solucionan con conversaciones y acciones fáciles; si fuese así, no sería un temor.

Tarea para la próxima sala de juntas

Que cada gerente, incluyéndolo a usted, lleve en una página su objetivo a lograr, en lo personal y para la empresa. Y animarlo a preguntarse, ¿dónde en sus vidas en este momento podría ser que definir sus miedos sea más importante que definir sus metas? 

Fritz Márquez es articulista en varios medios nacionales. Es graduado en administración y posee una maestría en gerencia y negocios de las Universidades Fermín Toro y Yacambú del estado Lara.

@fritzmarquez360

Las opiniones expresadas en la sección Red de Opinadores son responsabilidad absoluta de sus autores.