En José Adelmo Gutiérrez de Mérida no tienen luz

80
Exif_JPEG_420

El sector parte baja de la comunidad José Adelmo Gutiérrez, del municipio Campo Elías de Mérida, tiene más de 10 días sin energía eléctrica.

Los habitantes, que están a la espera de la asignación de un transformador, ya han realizado la solicitud a la Corporación Eléctrica Nacional (Corporelec), quienes dijeron que no sabían la fecha exacta en la que se puede entregar el transformador: “posiblemente”, se lo asignarían en una semana.

Simón Figueroa, alcalde del municipio Campo Elías, dijo que los vecinos les entregaron dos oficios con las firmas de los afectados. En ese sentido, detalló que hizo el reporte directamente con Corpoelec, pero que no dependía de él, sino de la asignación del transformador desde Caracas.

“Nosotros acudimos al director de Corpoelec, el Ing. Cadenas, y le informamos sobre esta situación. Nos ha informado que en estos momentos están a la espera de que lleguen los transformadores de Caracas y cuando lleguen se hará la corrección necesaria”, detalló Figueroa.

Foto: Radio Fe y Alegría Noticias.

Figueroa indicó que se le dio a conocer sobre el caso de un señor de la tercera edad que fue hospitalizado por neumonía en el Seguro Social de Mérida, por no poder bañarse con agua caliente, ya que su familia tenía que ahorrar gas para poder cocinar los alimentos.

“Bueno, ante esas situaciones la gente también tiene que tomar sus previsiones. Yo ando enfermo, no me he afeitado porque si me afeito por supuesto que me afecto más. Entonces yo tomo medidas, así cada quien tiene que tomar las medidas. Si tengo que calentar el agua para poder bañarme, hay que hacerlo. Este sector es bastante frío”, agregó.

El alcalde enfatizó que prácticamente todos los meses están enviando transformadores desde Caracas a Mérida. Puntualizó que el municipio Campo Elías tiene un déficit de 18 transformadores, que fueron reportados y desde Caracas se informó que los enviarán todos para sustituirlos inmediatamente.

La falta de electricidad acarrea problemas graves, ya que la vida cotidiana se ve interrumpida y hay problemas en cuanto a salud, alimentación, trabajo, estudios y demás.

Los habitantes del sector afectados por la quema de su transformador se han visto en la obligación de acudir a métodos ortodoxos y poco convencionales para lograr solventar ciertas actividades y, dentro de lo posible, continuar con la cotidianidad.