Segunda Cáritas indígena nace en Guariquén

Foto: Cáritas Carúpano

Con la motivación y acompañamiento de su hermana mayor de El Tukuko, en Machiques, Zulia, se abre a la vida en la comunidad warao de Guariquén, en Carúpano, estado Sucre, la segunda Cáritas indígena de Venezuela.

El Director de la Cáritas regional Jesús Villarroel compartió esta buena nueva este viernes 5 de junio a través de Radio Fe y Alegría Noticias.

Relató que desde la Diócesis que dirige el obispo Jaime José Villarroel Rodríguez llevan 6 años acudiendo a esta comunidad para llevar la Palabra de Dios y compartir con los indígenas no solamente sus penurias sino también sus modos de vida y su cultura que tiene mucho de alegría y esperanza.

El sacerdote cuenta que en principio los warao de Guariquén “nos miraban con recelos…se preguntaban qué era lo que íbamos a hacer allá…pero a poco a poco nos comenzaron a aceptar y a recibir”.

El surgimiento de esta expresión indígena de Cáritas en esta tierra de gracia cuenta con varios antecedentes.

El obispo Villarroel se ha “encarnado” en varias oportunidades en la zona “con grupos de jóvenes durante 10, 15 días en misiones evangelizadoras”, explica el padre Villarroel.

Estas visitas fueron abonando el terreno para que definitivamente este jueves 4 de junio se formalizara la instancia de la acción social de la Iglesia para acompañar más de cerca a los indígenas de las comunidades de esta zona de Sucre.

La Diócesis de Carúpano cubre también todo lo que tiene que ver con el Golfo de Paria “por lo que esta Misión de seguir expandiéndonos va a continuar”, apunta el presbítero.

“El obispo Jaime va a continuar internándose con los jóvenes en estas zonas”, confirma el sacerdote.

La nueva Misión

Cáritas indígena de Guariquén inicialmente incorpora a 12 integrantes de la comunidad. Entre sus primeras acciones están las de entregar medicinas, complementos nutricionales y un almuerzo diario.

Por lo pronto comienzan atendiendo a 130 personas del poblado María López. El padre Villarroel pronostica que en la medida en que vayan avanzando llegaría a atender a más de 300 indígenas de la localidad.

Foto: Cáritas Carúpano

Guariquén es un territorio indígena que también sufre por los abandonos y desidias de las instituciones gubernamentales. Cuenta el sacerdote que no tienen acceso a agua potable y solo pueden comer una vez al día.Tampoco reciben atenciones en salud y educación.

Por eso Cáritas Carúpano envía todos los jueves a 4 médicos a atender casos en la comunidad.

Uno de los signos de la instauración del Reino de Dios en esta tierra es el nacimiento de varios niños en la comunidad.

Villarroel se inspira al compartir que en estos encuentros que frecuentemente tienen en Guariquén “sentimos una completa comunión eclesial…los mismos indígenas dicen que se sienten Iglesia”.

“Acercarse a los que más sufren”

Más que un lema, el director de Cáritas Carúpano dice que esta frase debe ser el compromiso de hoy en día para todos los cristianos.

En ese sentido, invita en medio de este contexto de la pandemia “cuidando todos los protocolos de seguridad de salud ir casa a casa, conversando con las personas y transmitirles que Dios está con ellos”.

Y justamente desde la Diócesis de Carúpano, desde este compromiso evangelizador y solidario, han entregado 1200 kits de alimentos al mismo número de familias en toda esa región.

El P. Villarroel reconoce que todavía estas acciones son insuficientes “porque son muchas las necesidades”.

Pero como en el Reino de Dios los milagros del compartir se multiplican cuando hombres y mujeres de buena voluntad se juntan, invita a sumar más generosidades y solidaridades en este momento de emergencia.