Seis muertos dejan protestas en Sudáfrica tras condena del expresidente

138
Foto: Reuters

La ola de violencia que se desató en Sudáfrica, con protestas en varias partes del país, se ha cobrado la vida de al menos seis personas con cerca de 219 arrestadas en relación a las manifestaciones, por lo que el Gobierno ha anunciado el despliegue del Ejército.

Las movilizaciones empezaron la semana pasada con el descontento social provocado por el encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma, condenado a 15 meses de prisión por desacato.

Fuegos provocados, saqueos a tiendas y pancartas con insignias como “Zuma 100 %” son algunas de las escenas que se han visto por las calles de Sudáfrica estos días.

Las manifestaciones, iniciaron en KwaZulu-Natal -provincia natal del político y donde goza de mayor respaldo.

“Las circunstancias de estas muertes están bajo investigación. La extensión del daño a la propiedad y los saqueos a negocios se determinará más adelante”, indicó la Policía a través de un comunicado.

Ejercito a la calle

Las autoridades advirtieron que la violencia se está intensificando y que, de momento, no se espera que la situación mejore; por ello han desplegado al Ejército en las dos provincias más afectadas.

En un comunicado, las fuerzas armadas del Ejército aseguraron que “los procesos de pre-despliegue ya han comenzado”, tras una solicitud de asistencia de un organismo de inteligencia del Gobierno.

En sitios como la carretera de Pietermaritzburg, KwaZulu-Natal, se podía ver humo saliendo de edificios en llamas mientras los objetos de las tiendas robadas yacían esparcidos por el suelo. 

La situación se ha visto empeorada luego de que este fin de semana los disturbios se extendieran de KwaZulu-Natal a la provincia de Gauteng, que incluye Johannesburgo, la mayor ciudad de Sudáfrica. De hecho, en esta provincia algunos centros de vacunación de Covid-19 se han visto forzados a cerrar debido a problemas de seguridad.

Economía en crisis

Se respira tensión en la esfera política del país africano. Y es que los disturbios se agravaron cuando Zuma impugnó su condena de 15 meses de prisión ante el máximo tribunal del país.

Los expertos señalan que cualquier enfrentamiento con los soldados alimentaría las afirmaciones de Zuma y sus partidarios de que son víctimas de una represión motivada políticamente por su sucesor, el presidente Cyril Ramaphosa.

La crisis social del país también está afectando a su economía. Con el anuncio del despliegue de tropas a los sitios de conflicto, el rand -la moneda nacional- cayó hasta un 2 % por debajo del dólar estadounidense. Algo que los analistas indican también está relacionado con la pandemia de Covid-19.

En declaraciones al canal de televisión “Enca”, la portavoz de la Policía, Mathapelo Peters, aseguró que aunque las protestas hubiesen comenzado con motivos políticos se habían tornado en una oleada de mera “criminalidad”.

Las advertencias del presidente Cyril Ramaphosa

El domingo, el presidente Cyril Ramaphosa se mostró en contra de la violencia en las manifestaciones y advirtió que “no tolerará actos de criminalidad”. 

“Estos actos ponen en peligro vidas y dañan nuestros esfuerzos por reconstruir la economía”, puntualizó en mandatario en una rueda de prensa mientras prometía que todos los implicados serían perseguidos y procesados por sus actos. 

Ahora, para combatir esta situación, desde la Presidencia y otros organismos públicos se está pidiendo la colaboración de los ciudadanos compartiendo con la policía vídeos de las personas que lleven a cabo saqueos y demás delitos. 

El mandatario también enfatizó que “es motivo de preocupación para todos los sudafricanos que algunos de estos actos de violencia se basen en la movilización étnica”, haciendo referencia al pueblo zulú, el mayor grupo étnico del país y del que procede Jacob Zuma.

Fuente: afp