Situación en la frontera de Apure se ha alargado más de lo previsto

Archivo

El jesuita venezolano Eduardo Soto es director del Servicio Jesuita a Refugiados y Coordinador de la Red Jesuita para Migrantes de Venezuela. Sobre la situación complicada que aún se mantiene en zonas fronterizas del Alto Apure conversó con Radio Fe y Alegría Noticias indicando que se sienten muy preocupados porque la misma se extendido «más allá de lo que nosotros habíamos esperado».

Con cierto pesimismo dijo que no notaban una resolución a ese conflicto armado «y por supuesto las personas que se desplazaron al lado colombiano desde el lado venezolano todavía no tienen expectativas de cuándo puedan regresar a la normalidad y a los territorios que regularmente habitan».

Afirmó que esta particularidad les ha supuesto en su trabajo de acompañamiento y atención humanitaria desde la oficina binacional Apure y Arauca del SJR un desafío adicional porque «nos exige ver cómo podemos ayudar, cómo podemos colaborar y apoyar a estas personas que se han desplazado hacia el lado colombiano» y reveló que el prolongado tiempo de asistencia y la complejidad de la situación ha provocado que ya parte del personal del Servicio y también de otras instituciones gubernamentales de Arauquita y del municipio Páez acusan en este momento cierto desgaste de fuerzas y energías.

Desplazamientos forzados internos

En torno al tema de los evidentes desplazamientos forzados en la zona Soto comentó que igualmente se ha venido complicando «porque desde Arauquita muchas personas se han ido a otras zonas de Colombia y del lado venezolano también porque se han desplazado hacia sectores urbanos del mismo municipio como Guasdualito y zonas aledañas».

Lamentó, por otro lado, que el conflicto armado entre fuerzas militares venezolanas y grupos de irregulares también se haya extendido a otras cercanas de La Victoria, foco original de los enfrentamientos desde el pasado 21 de marzo, «lo cual ha generado incertidumbre en esas poblaciones que también han comenzado a movilizarse porque no quieren estar en medio de un fuego cruzado».

Igualmente cuestionó que en medio de esta realidad dolorosa «se haya manejado el discurso de ver quién es el culpable, quién es el que genera violencia, quién es el que tiene mayor fuerza y se han manejado discursos en la frontera pensando más en lo militar, en lo armamentista y no pensando en el problema humanitario que ahora este conflicto ha hecho mucho más difícil».

El sacerdote agregó a esta interpelación que la alta movilidad humana, personas en condiciones de suma vulnerabilidad, en esa franja fronteriza «no es nada nuevo, eso lo sabemos nosotros también que llevamos 20 años trabajando en la zona y ahora con este conflicto se recrudece la situación porque nunca le preguntan a los desplazados cómo piensan resolver su vida».

A ponerse la mano en el pecho

Invitó a todos los implicados «a ponerse la mano en el pecho» y a pensar en una propuesta de una frontera distinta, «donde realmente se articule la solidaridad y no solamente con las organizaciones internacionales, que por fortuna ahora tienen más contacto en el terreno y pueden gestionar otras ayudas, sino también con organizaciones como las escuelas, la Iglesia, Fe y Alegría para que haya un entendimiento mayor y una auténtica coordinación de todas las fuerzas vivas y no dejar la frontera a merced de grupos irregulares que efectivamente han causado este conflicto».

Soto es de la creencia que esta situación conflictiva deja muchas lecciones a los venezolanos «para que no vuelva a ocurrir y para que eso no se vuelva a repetir debemos articularnos, organizarnos, coordinarnos en función de la atención humanitaria y de respeto a los derechos humanos».

Y ante los otros escenarios conflictivos que sigue viviendo Venezuela y que ahora impactan a Colombia, el director del SJR Venezuela alentó a mantener «este tema sobre el tapete, no se puede olvidar a esta población vulnerable de Apure y de Arauca ni olvidarnos de los dramas de las madres que se han ido solas con sus hijos», remarcando que hay que estar atentos a que otros hechos le resten relevancia a éste «porque obtienen más centímetraje y más espectacularidad».