Trasladan los primeros hospitales móviles para COVID-19 a dos ciudades de Honduras

Este 27 de julio inició el traslado de los dos primeros hospitales móviles para atender a pacientes de COVID-19 a dos importantes ciudades del país.

De acuerdo con el Jefe de la Comisión Permanente de Contingencia, Carlos Cordero, el primero de estos hospitales se instalará cerca del Hospital Mario Catarino Rivas, en San Pedro Sula, al norte de Honduras, tan pronto como sea posible.

“El propósito es que este traslado sea expedito, eficiente, para lograr que en el menor tiempo posible podamos tener operando estos hospitales”, dijo Cordero, asegurando que una vez finalizado el traslado, los hospitales empezarían a operar el 15 de agosto.

Sin embargo, para el presidente de la Asociación de Médicos del Instituto Hondureño de Seguridad Social, Carlos Humaña, es “imposible” que las operaciones inicien en la fecha prometida.

“No lo van a hacer operar el 15 de agosto, es mentira. Porque todos los equipos que vienen ahí, se necesita un entrenamiento, se necesita contratar al personal, se necesita que los técnicos biomédicos de Turquía vengan a explicar cómo funcionan esos hospitales”, explicó.

La instalación se lleva en medio de una polémica por supuestos hechos de corrupción en la adquisición de todo el equipamiento. De hecho, el gobierno de Juan Orlando nombró una comisión interventora en Inversiones Estratégicas de Honduras, empresa encargada de la adquisición y acusada de adquirir el equipamiento con sobreprecio y sin garantía de entrega o de funcionamiento.

Costo exagerado

La adquisición tuvo un costo de 48 millones de dólares, precio que muchos analistas calificaron de “exagerado”.

Uno de esos analistas es Efraín Díaz Arrivillaga, quien considera que el gobierno intenta “silenciar” las denuncias de corrupción con esa junta interventora.

“Lo que se busca es una medida distractora para que todo se acalle. Como que están emprendiendo un nuevo camino, como que si nada hubiera pasado”, señaló.

Otro de los hospitales móviles debería llegar a Tegucigalpa, capital del país, pero no existe información pública sobre cuándo se hará la entrega. Lo mismo pasa con los otros cinco hospitales adquiridos que aún no han arribado a Honduras.