Tres personas murieron por crecida de ríos en la Sierra de Perijá

Machiques lluvias
Foto: cortesía

Este viernes 14 de mayo, la alcaldesa de Machiques, Betty de Zuleta, confirmó la muerte de tres personas y otras 245 afectadas en la parroquia Libertad producto de la crecida de los ríos Macoita y Apón en la Sierra de Perijá, estado Zulia.

La primera autoridad local aseguró que Protección Civil y el Cuerpo de Bomberos rescataron el cuerpo de un adulto y dos menores de edad quienes “estaban reportados como desaparecidos. Los tres cuerpos fueron rescatados y ya tienen dignamente sepultura, sus familiares ya saben dónde están cada uno de sus difuntos”.

Zuleta indicó que mantienen un recorrido por estas dos cuentas afectadas para cuantificar con exactitud los daños causados.

“En estas zonas indígenas no tuvimos daños de viviendas, solo en el afluente grande de agua del municipio Machiques. En la parroquia Libertad del casco central tenemos 45 viviendas y 245 personas afectadas que se están atendiendo con alimentos y agua”, puntualizó Zuleta.

Libertad, principal parroquia continua sin servicio de agua

Producto del colapso del dique toma de Panayo, la población de la parroquia Libertad del municipio fronterizo continua sin el servicio de agua.

agua Machiques
Foto: cortesía

En esta emergencia, la alcaldesa señaló la creación de un plan de contingencia con diez camiones cisternas. “Hemos pedido apoyo a los camiones lecheros y nos están dando la mano surtiendo agua a los diferentes sectores de la parroquia Libertad”, comentó.

Sin embargo, vecinos aseguran que los camiones cisternas cobran 20 dólares por llenar los tanques.

Una vecina del sector Singapur, quien prefirió no dar su nombre por temor a represalias, denunció que “a ellos los contratan en los edificios, clínicas y no les llenan todo el tanque para después vendernos lo que queda a los pobres bobos. Pobres porque no tenemos cobres y pobres porque a veces, por la necesidad, hacemos lo que sea para pagar”.

Otras familias han optado por caminar kilómetros para ir hasta las empresas privadas que regalan agua potable. Es inevitable observar las largas colas de familias queriendo surtirse para sus hogares.