Trump sigue defendiendo asalto al Congreso de EEUU

98
Trump Irrupción Congreso
El 6 de enero de 2021 miles de seguidores del todavía presidente de Estados Unidos, Donald Trump, irrumpieron la Cámara de Representantes, en el Capitolio, aupados por el propio mandatario en un intento de bloquear la victoria del demócrara Joe Biden. Foto: Will Oliver/EPA-EFE.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió a los perpetradores del asalto al capitolio, sede del Congreso, que amenazaron con colgar a su entonces vicepresidente Mike Pence.

El mandatario insistió en que el número dos del gobierno norteamericano entre 2017 y 2021 estaba “bien protegido”.

«No, pensaba que estaba bien protegido y había oído que estaba en buena forma», respondió durante una polémica entrevista concedida a la cadena ABC.

En este sentido, el magnate aseguró que la reacción de los asaltantes era “de sentido común” por lo que, evidentemente, y a casi un año después de ocurrido, Trump sigue defendiendo la insurrección.

“Es de sentido común lo que se supone que debes proteger. ¿Cómo puedes pasar un voto fraudulento al Congreso? ¿Cómo puedes hacer eso?”, cuestionó.

Pence, por su parte, reconoció que nunca se pondrían de acuerdo sobre el hecho. Sin embargo, dijo “estar orgulloso de lo que conseguimos para el pueblo estadounidense en esos cuatro años”, según destacó el medio The Hill.

Miles de partidarios del presidente republicano irrumpieron la sede de la Cámara de Representantes para impedir la proclamación de Joe Biden como nuevo mandatario estadounidense. Poco antes, Trump denunció nuevamente (y sin pruebas) que había perdido fraudulentamente. El hecho dejó 5 muertos, 14 policías heridos y al menos 50 detenidos.

Un asalto públicamente secreto

Un tribunal bloqueó una orden judicial de divulgar y entregar a la Cámara de Representantes unos documentos del gobierno de Trump sobre el asalto al Capitolio. Según reseña Europa Press, a través de un recurso presentado por Trump, se solicitó un privilegio ejecutivo de que estos documentos deberían mantenerse secretos «a perpetuidad».

Recientemente, a un exasesor de Trump, Steve Bannon, se le acusó de dos cargos de desacato por no cooperar con el Congreso sobre el incidente.

«Stephen K. Bannon fue acusado hoy (viernes 12) por un gran jurado federal de dos cargos de desacato al Congreso derivados de su incumplimiento de una citación emitida por el Comité Selecto de la Cámara de Representantes”, reza un comunicado extraído por la agencia Télam.

D. Trump (Izq.) junto a su exasesor, Stephen Bannon. Foto: Archivo/Agencias.

Bannon enfrentaría una pena de 2 años en prisión si es declarado culpable.

Según el comunicado del Departamento de Justicia, la fecha de la comparecencia todavía no ha sido fijada.

El exasesor se negó a testificar y remitir documentos a la comisión de esta cámara que investiga el papel de Donald Trump en el ataque.

Para no hacerlo, Bannon invocó el derecho de los presidentes de Estados Unidos a mantener la confidencialidad de ciertos documentos y discusiones. Sin embargo, a juicio de la comisión esto no aplica porque Trump ya no es presidente y él nunca hizo valer tal privilegio.