Un menor de edad es uno de los detenidos de La Victoria

Cortesía

Este viernes 26 de marzo fueron trasladadas a un Tribunal Militar de la circunscripción judicial castrense de Guasdualito, en el municipio Páez de Apure, las 32 personas que habían sido detenidas el pasado domingo 21 de marzo tras las primeros enfrentamientos armados en la población de La Victoria entre militares venezolanos y grupos de irregulares.

Entre los detenidos se encuentra un menor de edad. Su mamá, la señora Karen Izaguirre, contó que su hijo Luis Sáez, de 17 años, iba ese día a un servicio matutino ya que pertenece a la iglesia Pentecostal Unida de Venezuela de la comunidad de Santa Rosa.

Llegó junto con su hermana a las 4 y 40 de la madrugada porque la actividad comenzaría a las 5 am. La señora denunció que a sus dos hijos «me los agreden, me los arrodillan, los apuntan y a mi mi hijo me lo maltratan». Dice que luego solamente se llevan a su hijo y liberan a su hija porque se protegió con el pastor de la iglesia, quien no la soltó al momento del hecho y pedía que no se llevaran al joven.

Desde entonces no sabía ni del paradero ni en las condiciones en las cuales se encontraba su hijo. «Yo vine a saber de mi hijo hoy (viernes) porque lo vi pasar», cuenta al momento de estar a las afueras del Tribunal Militar de Guasdualito. Izaguirre aseguró que no ha obtenido información del por qué se aplica este procedimiento contra su hijo y contra las otras 31 personas.

Según los pocos datos que ha obtenido «dicen que los acusan de traición a la patria, ataque al centinela, están haciendo una cantidad de delitos y como se les ocurre que esas personas iban a hacer eso a esa hora de la mañana».

Para poder llegar a la población de Guasdualito desde su comunidad de Santa Rosa, a unos 60 kilómetros, tuvo que «dar la vuelta por Arauca porque no hay paso hasta Guasdualito, estoy aquí desde ayer (jueves)».

En su relato describió que ese domingo se encontraban en su finca ubicada en La Victoria «y nos tuvimos que salir porque por ahí ya estaban bombardeando, justo en los límites de las fincas caían las bombas, las casas se estremecían».

El joven Luis Sáez estudia en una universidad de Arauca, cuenta su mamá. En la zona de La Victoria «presta colaboración como profesor de inglés».

Los detenidos fueron trasladados a esta instancia militar el jueves 25 en horas de la tarde. La señora Izaguirre pidió a los funcionarios militares «más respeto con nosotros los civiles que no tenemos nada que ver con eso, nosotros somos gente campesina, gente trabajadora, qué culpa tenemos nosotros de salir de nuestras casas».

También denunció los robos que les han hecho a sus casas en la comunidad. «Pobres si tenemos una bodeguita, a mi prima se le metieron en su bodega de La Victoria, nos están humillando, amedrentando».

Dijo sentirse decepcionada del presidente de la república por lo que está ocurriendo. «Lo que quisiera es que me trague la tierra, yo amo a mi país pero en este momento quisiera que me mandaran para otro lado lejos de aquí».

Se quejó de que hasta este viernes por la tarde no se habían hecho presentes funcionarios del Consejo Municipal de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes ni de la Defensoría del Pueblo.

Al cierre de este despacho se conoció que el alcalde del municipio Páez, José María Romero, informó de la liberación de 8 personas pero no reveló sus nombres.

Otro de los anuncios que hizo fue que a partir de este sábado se reabrirá el paso de La Victoria a Guasdualito de 7 de la mañana a 5 de la tarde. En cuanto a la habilitación de la canoa para el retorno de las familias que se encuentran en Arauquita y que deseen regresar el horario de apertura será a partir de las 6 de la mañana.

El alcalde también confirmó que este fin de semana se efectuarán entregas de mercados «casa por casa» y se activarán operativos médico asistenciales.