Una Palabra Oportuna 3302

19

Un espacio para caminar con Jesús

Tips para discernir la realidad
Lunes 10 de junio de 2024

Por: Antonio Pérez Esclarín

La incertidumbre produce temor

Vivimos tiempos de incertidumbre y crisis, tanto a nivel global como a nivel local. Nadie de nosotros se atreve a imaginar cómo será el mundo en unos pocos años o incluso, si existirá al mundo como lo conocemos, ni cómo será Venezuela en unos pocos meses. La incertidumbre produce temor, imposibilita hacer planes. Hoy languidecen las utopías y los grandes ideales, vivimos en un mundo provisional, ansioso de novedades.

La metáfora de la modernidad líquida, expresión que acuñó el filósofo polaco Bauman, para definir nuestro tiempo, nos habla de la cultura actual como una esfera que ya no prohíbe sino que muestra múltiples ofertas, que no tienen normas sino propuestas. Es una cultura que busca seducir, atraer y distraer a través de señuelos. Los deseos y las necesidades se transforman y cada individuo cree que el mundo comienza y termina en sí mismo. En palabras de Bauman, la cultura de la modernidad líquida ya no tiene un pueblo que ilustrar sino clientes que seducir.

Las cosas no van a durar mucho y tampoco las relaciones sociales, por ello está en crisis la política, la familia, la religión e incluso la propia identidad, amenazada por la ideología de género al deslindar la sexualidad de la biología y posibilitar que la persona pueda ir mutando a diversas formas de ejercer su sexualidad. Son tiempos por ello, para aferrarnos a Jesús. Si es cierto que todo está en crisis, no lo está Jesús, roca firme donde enraizarnos, que sigue siendo la respuesta a todas las inquietudes y preguntas de hoy.

Con Tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.