Una Palabra Oportuna 3316

25

Un espacio para caminar con Jesús

Tips para discernir la realidad
Lunes 17 de junio de 2024

Por: Antonio Pérez Esclarín

El matrimonio es un caminar juntos

La celebración ayer del Día del Padre, nos brinda la oportunidad de insistir en la necesidad de fortalecer la familia y para ello, fortalecer la pareja, lo que supone que los hombres aprendan a ser padres y recuperen la figura de esposos.

Solo si el hombre comprende que cuando se une a una mujer su nueva familia es más importante que la de la madre, lo cual no indica que la va a querer menos, al revés, la va a querer con un amor mucho más maduro, lo que implica independizarse de ella, estará poniendo bases firmes a su nacimiento como auténtico esposo y padre genuino. El matrimonio es un caminar juntos, construir un proyecto en común, se crea una realidad nueva donde el tú y el yo permanecen, a la vez que, el yo vive en el tú y el tú en el yo, de este modo se crea un nosotros definitivo, permanente.

El padre es garante de la autonomía psíquica del hijo y de su apertura al mundo exterior, además, el intercambio afectivo con el padre permite que los hijos adquieran seguridad y confianza en sí mismos. Muchos jóvenes son frágiles, inseguros, debido a la ausencia de la figura paterna en su vida y, si por alguna circunstancia el matrimonio se rompe, no olvidemos que los hijos siguen necesitando de ambos, padre y madre. Son los padres los que se separan no los hijos, lo que hace sufrir a los hijos no es la separación sino el desamor, la agresividad, el maltrato previo a la separación.

Con Tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.