Una Palabra Oportuna No. 1261

Oración de la noche. Domingo 01 de agosto de 2021.

Por José Francisco Aranguren, SJ.

Padre del cielo, en esta noche me relajo, aquieto mi espíritu y me ubico frente a ti. Caigo en la cuenta de que todo, todo, me ha sido dado por ti. La vida, el aire que respiro y la cercanía de la gente que me quiere. Realmente pocos momentos en la vida tengo esto tan presente, pero es lo profundo, lo que se mantiene, lo fundamental. Por eso mismo, en esta noche quiero alimentarme de ti y agradecerte por toda la gente que me ha ayudado a alimentarme de ti. Todos los que han sido pan para mí. Agradezco en silencio por todos y cada uno de ellos…

Estando frente a ti veo que eres generoso como yo no lo soy. Te ofreces como pan para todos y me invitas a que yo sea comido por mis hermanos al darme. Esto no me es fácil y lo sabes. Prefiero guardarme para mí. Quiero pedirte para que los cristianos creamos que hemos de hacer lo que tu hijo hizo ofrecerse como comida. Te pido por eso en silencio…

Termino este bello pero duro encuentro contigo ofreciendo a los demás los dones que me has dado. Pido la bendición a María, nuestra madre. Amén

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.