Una Palabra Oportuna No. 1345

Oración de la mañana. Sábado 11 de septiembre de 2021.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en la fiesta de nuestra Señora de Coromoto

Te saludo, María, porque el Señor está contigo: en tu casa, en tu calle, en tu pueblo, en tu abrazo, en tu vientre, concebiste y diste a luz un hijo. Te admiro Señora, por tu sí hecho diálogo y vida; nos enseñaste cuánta vida hay que gestar y cuidar si queremos hacer a Dios presente en esta tierra.

Te dejaste guiar por el Espíritu y permaneciste a su sombra, tanto en tormenta como en bonanza, dejando a Dios ser Dios. Nos abriste nuevos horizontes, fuiste a cuidar a tu prima, compartiste la buena noticia. ¡María de Coromoto camina con nosotros,  llévanos siempre unidos y mantén viva nuestra fe! Venezuela es el pueblo de Dios; un pueblo elegido por Él.

Su historia está amasada por el dolor y  preñada por el cariño, el cuidado, la ternura y la misericordia de Dios. ¡Qué te lo diga la gente humilde y sencilla como aquel Cacique Coromoto! ¡Qué lo hablen los jóvenes, los ancianos!… ¡Habla, Venezuela! Todos escuchamos emocionados. Gracias, Madre, porque has cuidado, acompañado y protegido nuestra tierra, sigues,  repartiendo bendiciones desde el llano a la montaña.

En nuestro café con sabor Mariano, te pedimos envíes tu bendición sobre los hombres y mujeres de este mundo, sobre las familias. Que todos gocemos de tu abundante bendición.

 Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.