Una Palabra Oportuna No. 1549

palabra

Oración de la mañana. Viernes 21 de enero de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza en la Semana de oración por la unidad de los Cristianos

Señor Jesús, en este rato de oración, te pido que me hagas ver la grandeza de ser elegido porque me amas, lo haces para que enseñe a amar a los demás. Para crear entre los hombres y mujeres de este mundo la familia de los hijos de Dios. Antes de llamar a tus discípulos subes al monte, tu lugar privilegiado para orar. Allí pasas la noche orando. “Los llamó para que estuvieran contigo”. Antes de enviarlos a predicar deben prepararse en tu escuela, estando contigo, escuchando tus palabras, imitando tu estilo de vida, eso va a ser el objeto de tu predicación.

Les llamó para que te siguieran, como parte esencial a tu llamada. Estás en medio de la gente, la acoges, le hablas, curas, le muestras la misericordia de Dios; en medio de ella eliges a los Doce.  La gente te sigue, te escucha, porque hablas y actúas de modo nuevo, con la autoridad de quien es auténtico y coherente, de quien habla y actúa con verdad, quien da la esperanza que viene de Dios y es revelación de su Rostro de amor.

Nos quedamos para seguir rezando, pidiendo unidad, comunión. Debemos preguntarnos: ¿cómo te sigo, para qué?. Siempre hablas en silencio, en el Misterio de la Eucaristía y cada vez nos recuerdas que seguirte quiere decir salir de nosotros mismos y hacer de nuestra vida un don para los otros. Quiero darte gracias por haberme llamado, realmente he sido una persona muy importante para ti. Y quiero que perdones mi falta de entrega y entusiasmo en esta hermosa tarea que me has encomendado; el no haber estado a la altura de mi vocación, el haberte defraudado. Ayúdame a compensar el tiempo perdido. Quiero responder con una entrega generosa a tanta delicadeza, tanto afán, cariño y tanto mimo.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.