Una Palabra Oportuna No. 1714

26
palabra

Espiritualidad. Miércoles Santo 13 de abril de 2022.

Por Luisa Pernalete.

Imitar a Jesús también en la humildad

La humildad es necesaria y útil. El Domingo de Ramos, nos trae la escena de Jesús, el Hijo de Dios, entrando a la ciudad montado en un asno, así, humildemente, y así fue recibido y aplaudido por la muchedumbre. ¡El Hijo de Dios, en un asno!

La humildad es la virtud de conocer – o reconocer –nuestras debilidades. Nos ayuda a sabernos incompletos, vulnerables, necesitados. Y esa virtud se vuelve muy útil para relacionarnos con Dios y con los demás.

La humildad acerca, la soberbia aleja. La humildad acerca y es necesaria para presentar una excusa, reconocer frente al hermano que no fuimos suficientemente amables o comprensivos en alguna situación con el otro. La humildad es necesaria para pedir perdón.

Se necesita humildad para pedir una ayuda, ya sea en el trabajo, porque hay cosas que no conocemos y requerimos de algún experto, o ya sea porque tenemos una necesidad que no podemos resolver solos. Saber pedir una ayuda es una habilidad social, todos no la manejan, y hoy, en esta Venezuela en emergencia humanitaria compleja, saber extender la mano para pedir ayuda es necesario. También es necesaria para pedir a Dios que nos guíe, nos ayude a discernir, para ponernos en sus manos.

Pidamos a Jesús en esta Semana Santa que sepamos ser humildes como Él.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.