Una Palabra Oportuna No. 1782

palabra

Espiritualidad. Lunes 16 de mayo de 2022.

Por Antonio Pérez Esclarín.

María, madre de fe y de esperanza

Mayo es un mes muy hermoso, pues es el mes de la madre, de las flores y de María la Virgen. El pueblo venezolano ama mucho a la Virgen y siempre la ha considerado un apoyo en las tribulaciones y problemas, y un atajo y un medio para acercarse a papá Dios. Por ello, en los momentos de crisis, penurias y problemas que estamos viviendo debemos volver los ojos a María, que es estrella de la mañana, ilumina nuestro caminar en medio de la oscuridad y la incertidumbre.

De los muchos rasgos de María, quiero elegir uno que es raíz de todos los demás y tiene para nosotros una enorme importancia. Ella fue mujer de fe y de esperanza. Por ello, estuvo siempre atenta a la voz de Dios, reflexionando los acontecimientos en su corazón para actuar en ellos como Dios quería y como el plan de Dios es construir una sociedad fraternal, opuesta a la injusticia, la violencia y el odio, la fe esperanzada hizo a María solidaria y servicial.

Esa fe esperanzada la llenó también de fortaleza, para soportar su propio calvario y permanecer firme al pie de la cruz, donde su hijo era asesinado y esperar con firmeza el triunfo de su resurrección.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.