Una Palabra Oportuna No. 1967

85

Oración de la mañana. Miércoles 17 de agosto de 2022

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza

Señor Jesús, aquí estoy, reconozco lo poco que merezco, me dejo mirar por tu amor que acepta mi pequeñez y pobreza.  Basta que abra mis manos y recibiré toda tu generosidad y bondad sin importar el tiempo: “Ven también a mi viña…” Cuando contemplo mi vida y veo lo bueno, solo me queda agradecerte. Te pido no poner mi atención en lo que tienen los otros, me puedo distraer y advertir lo que me falta.

Si voy a elevar mis ojos, déjame dirigirlos solo a Ti, y que nunca mire a los demás con envidia. Ellos pueden estar bendecidos en forma diferente a mí, ayúdame a no pensar que no tengo tus bendiciones o que me quieres menos. Tu generosidad nos llama a ser generosos también. Todo juicio que está basado en criterios que excluyen saca a Dios y no es bueno. Queremos trabajar siempre en tu viña… sin importar la hora ni el calor de la jornada. Estamos contigo y eso basta. En nuestro café de esta mañana compartimos la alegría y gratitud que experimentan los que llegaron tarde a trabajar.

Queremos reconocer tu libertad para elegir y dar oportunidad a todos incluyendo a los despistados que no llegaron a tiempo porque nadie los contrató.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén. PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.