Una Palabra Oportuna No. 2170

12

Tips para discernir la realidad. Viernes 25 de noviembre de 2022.

Por Antonio Pérez Esclarín.

Trabajar por una verdadera reconciliación

Son ya demasiados años de enfrentamientos, odios, violencia, que solo han traído sufrimiento, penurias, destrucción y migración masiva. Si amamos al país y queremos acabar con tanto dolor y emprender el camino de la prosperidad y la paz, debemos trabajar por una verdadera reconciliación.

Reconciliar no es homogeneizar ni ocultar las visiones y proyectos diferentes, sino ayudar a que las diferencias se conviertan en valor y no en abismos, o ayudar a que cuando se hayan generado abismos, como es en nuestro caso, encontremos el camino para restablecer los puentes.

Por ello, apostamos por un diálogo sincero que se oriente a acabar con el sufrimiento innecesario de tantas víctimas inocentes. En la cultura que vivimos de profundo relativismo moral, y en que la política se ha divorciado de la ética, no va a ser fácil la reconciliación.

Sin embargo, si no  queremos renunciar a nuestra condición humana y nos negamos a aceptar como destino el caos, debemos trabajar por una auténtica reconciliación, que parte del reconocimiento de la común condición humana y toma en serio la dignidad de cada persona.

La reconciliación no es olvido ni neutralidad, sino que exige colocarse siempre del lado de los que sufren la injusticia, frente a los que la causan.

Con tupresencia Señor, saldremos fortalecidos.