Una Palabra Oportuna No. 2196

11

Oración de la noche. Jueves 08 de diciembre de 2022.

Por Hna. Elena Azofra.

Interioridad

Respira profundo.

Prepara tu corazón para atender la Palabra de Dios.

El ángel, entrando en la presencia de María, le dijo:

«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»

Y María dijo al ángel: «¿Cómo será eso?»

El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra»

María contestó: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»

Reflexionemos lo que el ángel le dice a María:

Alégrate…

No temas…

Serás cubierta por el Espíritu Santo…

Concebirás…

Pondrás Nombre…

Eso es lo que  Dios ofrece a María. Esos son los rasgos de la vocación de María. Van implícitos otros dos: CREE y CONFÍA. Lo que Dios le pide llega hasta ahí. La misión de María termina en poner nombre a Jesús.

Reflexionemos lo que dice María al Ángel:

¿Cómo será?

Hágase…

Eso es lo que María ofrece al Señor. Esas son las respuestas a la llamada de Dios. Va implícita otra: Amo al Señor por encima de todas las cosas.

Eso es lo que María entrega hasta ahí. Pero María comprendió que estar cubierta por el Espíritu Santo es de una fecundidad espiritual tan inmensa que ofrecerá al Señor algo más de sí misma,  ampliando su misión al  acompañar y apoyar a Jesús, cuidar de la Iglesia e interceder continuamente por la Humanidad.

Relee el texto. Contempla la escena y el diálogo del ángel y María. Busca el punto inicial de tu vocación. Purifica y actualiza tu respuesta a Dios.

Luego di con María: HÁGASE en mí, según tu Palabra. Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.