Una Palabra Oportuna No. 2229

25

Oración de la mañana. Domingo 25 de diciembre de 2022.

Por Mireya Escalante.

Enmanuel: Dios con nosotros (Lucas 2,1-14)

“Hoy nos ha nacido El Salvador”, eso dice la Palabra. Usando nuestra imaginación profundicemos en la lectura.

María estaba en estado avanzado, surgió una ley que los obligaba a salir inesperadamente de viaje. Ha debido ser una decisión muy difícil, ¿cómo hacer ese viaje cómodo? Y sobre todo, ¿qué llevar en caso de emergencia?, porque pensarían que les daría tiempo de ir y venir, para dar a luz en su casa, con sus sencillas cosas, pero las más bellas y cómodas, para ese bebé esperado con tanto amor. ¿No le haría José, carpintero, una hermosa cuna?

Al llegar, las cosas se complicarían, la cantidad de gente les impidió encontrar un sitio decente para hospedarse, les parecería una complicación recibir a una mujer ¡con esa barriga de últimos días!

No les quedó otro recurso que un lugar en las afueras, ese cobijo, que en un tiempo se usaría para los animales.

Y como dice el texto, estando allí le llegó la hora del parto, tal vez el viaje haría que se le adelantara. ¡Estaban solos! María una primeriza. Ellos seguramente no se esperaban que esa gente, los pastores, que a lo mejor rechazaban por no ser tan puros, serían los que la ayudarían en el trance y les llevarían una sopita caliente, para después del nacimiento.

Es un Dios como nosotros y con nosotros. Naciendo de improviso, lejos de los suyos. Sin comodidades, acostado en un pesebre. Rodeado de gente sencilla pero que supo descubrirlo.

Como dice una canción: Dicen que Dios ha nacido, dicen que en la tierra está y que lo ha visto solo el que supo mirar.

Solo queda preguntarnos si: ¿sabemos mirar?

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.