Una Palabra Oportuna No. 2235

15

Oración de la mañana. Miércoles 28 de diciembre de 2022.

Por Herlinda Gamboa. Narra Julitze Mayurel.

Cafecito de la esperanza con los Santos Inocentes

Señor Jesús, seguimos en Belén, aún está oscuro debemos levantarnos para acompañar a la Sagrada Familia en su huida a Egipto. Estos primeros días nos encontramos con figuras luminosas que se arrodillan en torno al pesebre: los confiados pastores,  Esteban, el discípulo entusiasta, Juan, el discípulo amado y los tiernos niños inocentes. Todos te siguieron.

Frente a ellos se alza la noche de la incomprensible dureza y la ceguera: los escribas, Herodes que quiso quitarte la vida a ti que eres al Señor de la Vida… La fiesta de los Santos Inocentes, en medio de la celebración de Navidad, nos quiere transmitir la Buena Nueva de tu nacimiento con San José que nos ofrece un testimonio claro de respuesta decidida ante tu llamada.

En él nos sentimos identificados cuando debemos tomar decisiones en los momentos difíciles de la vida: “Se levantó, tomó de noche al Niño y a su madre, y se retiró a Egipto”. La fe implica  la vida. Hace que nos levantemos, estar atentos a las cosas que pasan a nuestro alrededor, es el lugar donde hablas. Cargarte y junto con tu madre asumir el martirio cotidiano. Salir de noche hacia Egipto, sin miedo ante las amenazas del camino, las dificultades de la vida, que con frecuencia se llena de noches oscuras que no logramos iluminar.

Y en los mártires inocentes hoy, ellos tienen nombres, rostros concretos en niños, jóvenes, mayores, inmigrantes, enfermos, perseguidos, torturados… piden la respuesta de nuestra caridad, en ellos te haces cercano, compañero de camino, reforzando nuestra fe para ampliar la mirada y descubrirte.

Que la luz nueva, clara y fuerte de Dios hecho Niño llene nuestras vidas y consolide nuestra fe, esperanza y caridad.

Danos tu amor y gracia que eso nos basta. Amén.  PAZ Y BIEN.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.