Una palabra oportuna No. 338

Actitudes. Viernes 12 de junio de 2020.

Por Pedietri Ramírez.

¿Cómo cuidar de mí mismo?

La inmediatez en la que vivimos nos lleva a no reflexionar lo que vamos viviendo, a no escudriñar las  razones de  lo que hacemos,  pensamos y anhelamos. Esto se traduce en autoengaño, en descuido.

Debemos cuidar nuestro cuerpo, más allá de una moda fitness, una figura perfecta o la eterna juventud. Cuidemos el templo que Dios nos regaló para ser felices.  Es importante aprender a escucharlo,  reconocer qué cosas lo preservan y cuáles  atentan contra él.

También cuidemos nuestras relaciones, creemos que las tecnologías nos comunican con la gente que amamos, y quizás es cierto, con los que están lejos, pero qué pasa con los que viven en nuestra casa, con los que compartimos el día a día en nuestros lugares de trabajo, los tenemos allí y muchas veces, ni les hablamos, ni los escuchamos.  Rescatemos los valores de la familiaridad,  solidaridad  y de comunidad.

Cuidemos y cultivemos  el espíritu, dedica tiempo para orar, hablar con Dios, discernir decisiones importantes o retomar y  repensar  la propia vida.  Cultivar  el espíritu es  hacer aflorar todas las potencialidades de nuestro ser, cualificar lo que aún está rústico o sin terminar.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.